Domingo, 17 de Febrero de 2008

Nace el instrumento integrador de la política energética africana

EFE ·17/02/2008 - 17:23h

EFE - Instalaciones de petróleo en el Delta de Níger, en Nigeria, uno de los principales impulsores de la nueva Comisión Africana de la Energía.

Los ministros de Energía de la Unión Africana (UA) dieron hoy su visto bueno oficial a la creación de la Comisión Africana de la Energía (AFREC), un instrumento de integración y coordinación de las políticas continentales en el sector que ha necesitado décadas para ponerse en marcha.

Los mayores países africanos miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) -Argelia, Libia, Nigeria y Angola- han sido los principales impulsores de esta comisión, que tendrá su sede en la capital argelina.

El incremento de la producción de petróleo de los países del continente y su cada vez mayor peso en la producción total mundial han dificultado la puesta en funcionamiento de este instrumento, aprobado por los 53 Estados miembros de la UA, pero ratificado hasta el momento sólo por 19 países.

Es una idea que se remonta a la cumbre de Lagos (Nigeria) donde se habló de la necesidad de crear un órgano africano exclusivamente encargado de las cuestiones energéticas.

Cuatro años más tarde, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la entonces Organización de la Unión Africana (OUA) recomendaron la puesta en marcha de una comisión africana de energía para buscar soluciones comunes a los problemas del sector en África, pero la recomendación cayó en saco roto.

No sería hasta años más tarde, en 2000 en Egipto cuando la OUA retomó la idea y organizó una reunión de expertos con el objetivo de crear una comisión africana de energía, que elaboró un borrador del proyecto.

En abril de 2001, los ministros de Energía africanos volvieron a reunirse en Argel en torno al asunto y, tres meses más tarde, los jefes de Estado reunidos en la cumbre africana de Lusaka (Zambia) acordaron crear la comisión.

Sin embargo, ésta no pudo comenzar oficialmente sus trabajos, ya que aún precisaba de la ratificación de los países africanos.

La reorganización institucional producida por el paso de la OUA a la Unión Africana en 2003 y la demora en los respectivos procesos de ratificación nacionales, postergaron nuevamente hasta hoy su puesta en marcha oficial.

La AFREC nace con el propósito de convertirse en el órgano de integración energética de los miembros de la UA, así como de las diferentes regiones económicas del continente.

Para ello, deberá elaborar políticas estratégicas del sector, diseñar planes comunes de desarrollo de los recursos energéticos, identificar grandes proyectos a nivel regional y continental y movilizar los medios financieros necesarios para ponerlos en práctica.

También -según su carta fundacional- fomentará la autosuficiencia colectiva, la seguridad y la fiabilidad del aprovisionamiento energético en los Estados miembros, y reglamentará la formación y el refuerzo de las capacidades necesarias para el aprovechamiento de los recursos.

Además, se encargará de poner en marcha un sistema de información común y una base de datos energéticos africanos.

Su presupuesto de funcionamiento para 2008 será de 1,1 millones de dólares, de los que 700.000 correrán a cargo de la UA y el resto a cuenta de los países miembros.

El ministro argelino de Energía, Chakib Khelil, destacó que el nacimiento oficial de la AFREC representa "la puesta en marcha de un eslabón importante" del dispositivo institucional para el desarrollo de África y que la comisión será "un lugar privilegiado" para definir el futuro energético del continente.

"Nuestro continente registra el mayor crecimiento de la producción petrolera de su historia, pero al mismo tiempo tiene una de las tasas de consumo energético comercial más bajas del mundo", destacó.

También el representante de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), Jean Yves Garnier, elogió la creación de la comisión y afirmó que su organización empleará "todos su esfuerzos" en ayudar a África a desarrollar una política energética común.

También Matt Carlson, del Banco Mundial, destacó que la energía "es la primera preocupación para el desarrollo de África" y dijo que su institución financiera está dispuesta a apoyar a la AFREC y a participar en sus órganos consultivos.