Domingo, 17 de Febrero de 2008

David Archibald dice que el "impacto de un meteorito no provocó la extinción de los dinosaurios"

EFE ·17/02/2008 - 13:00h

EFE - El paleontólogo estadounidense David Archibald, durante una entrevista con Efe. FEE

El paleontólogo estadounidense David Archibald ha explicado a Efe que la extinción de los dinosaurios no se debió al impacto de un meteorito de grandes dimensiones contra la Tierra, sino a una conjunción de factores ambientales que modificaron de manera severa el clima y el hábitat terrestre.

De las más de cuarenta hipótesis que la comunidad científica ha planteado hasta el momento para explicar la desaparición de la mayoría de especies de dinosaurios, la más extendida y aceptada es que un meteorito de unos diez kilómetros de diámetro impactó en la actual península de Yucatán, en México, hace 65 millones de años.

Esta colisión, según los expertos, provocó una gigantesca nube de humo que envolvió el planeta, impidiendo el paso de los rayos solares, lo que dio lugar a un fuerte descenso de la temperatura y a la desaparición gradual de la vegetación y de la mayoría de herbívoros y carnívoros.

Archibald, sin embargo, considera que el impacto de este meteorito no es un factor suficiente para explicar la desaparición de centenares de especies de dinosaurios y de otros animales a finales del período Cretáceo, ya que anteriormente se habían registrado impactos de igual o mayor magnitud y no habían causado tales consecuencias.

"Este meteorito pudo contribuir a la extinción de las especies, pero no fue el único factor que la provocó", sostiene este prestigioso paleontólogo, coordinador del departamento de Biología de la Universidad Estatal de San Diego, en California (Estados Unidos).

Según Archibald, durante el Cretáceo, en la enorme zona del Decán, en la India, tuvieron lugar, a lo largo de más de cuatro millones de años, una serie de erupciones volcánicas que produjeron una densa nube de polvo, rico en iridio (mineral pesado que se encuentra en el interior de la Tierra), que cubrió el sol y extinguió los vegetales, a la vez que provocó un fuerte descenso de la temperatura.

Pero este científico mantiene, además, que en este período el nivel del mar descendió entre 150 y 200 metros, lo que conllevó la desecación de unos treinta millones de kilómetros cuadrados de superficie y la desaparición de hábitats y mares poco profundos.

Estos factores medioambientales, junto al impacto del meteorito en Yucatán, son los que explican, "de la manera más científica posible", según Archibald, la extinción de algunos dinosaurios, ya que no todos desaparecieron.

De hecho, sobrevivieron muchas especies acuáticas y voladoras, como los cocodrilos, las tortugas, las aves o los tiburones, descendientes directos de los primeros dinosaurios, lo que demuestra que tienen más posibilidades de extinguirse las especies de tamaño grande, terrestres y endotérmicas.

Sobre la extinción de los dinosaurios se han escrito miles de páginas y decenas de teorías, algunas de las cuales se asemejan más al guión de una película de ciencia ficción que a una hipótesis científica.

Algunas de estas teorías "surrealistas" plantean que estos enormes animales se extinguieron tras la llegada de alienígenas a la Tierra, que murieron intoxicados por plantas venenosas, al ser incapaces de detectar el gusto amargo, o que desaparecieron porque sus huevos fueron devorados por mamíferos.

Pese a la multitud y disparidad de teorías existentes, Archibald asegura que la comunidad científica está "cada vez más cerca" de hallar la respuesta a uno de los enigmas que más intrigan a los expertos, como es por qué, después de su largo reinado sobre la Tierra, llegaron a desaparecer esos "viejos monstruos" llamados dinosaurios.