Domingo, 17 de Febrero de 2008

Solbes dice que aceptó "repetir la cartera porque la situación económica se iba a complicar"

EFE ·17/02/2008 - 13:10h

EFE - El vicepresidente segundo y ministro de Economía, Pedro Solbes, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros del pasado viernes.

El ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, afirma que aceptó la propuesta del presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, de repetir cartera si el PSOE gana las elecciones cuando "se dio cuenta" de que la situación económica se iba a complicar y creyó que debía "mantenerme en mi sitio".

En una entrevista concedida al diario La Vanguardia, el también vicepresidente segundo del Gobierno reitera que "honestamente" un equipo económico liderado por él sería más adecuado ante una hipotética crisis que otro comandado por el número dos de la lista del PP en Madrid, Manuel Pizarro.

Desde 1986, año en el que entró en la Administración, "he sido como el perejil que está en todas las salsas", asevera Solbes, quien cree que tiene "un plus superior" en experiencia respecto a Pizarro.

Preguntado sobre la negativa percepción social sobre la situación económica, asegura que está "muy distorsionada" por el proceso electoral e insiste en que España "no va a entrar en crisis" ni se va a producir una destrucción neta de empleo.

Respecto al paro registrado en 2007 -que creció en 117.000 personas- Solbes señala que el Gobierno no previó el impacto de las hipotecas de alto riesgo o "subprime" sobre la economía por lo que tampoco pudo calcular que el desempleo aumentaría en el cuarto trimestre del pasado año y que eso acabaría afectando al mercado laboral.

En cualquier caso, asegura que la desaceleración de la economía española se debe "básicamente" al "agotamiento" de la construcción y del sector inmobiliario, pero son datos "que no nos pueden hacer perder la perspectiva" porque el país ha crecido el 3,8 por ciento en 2007, según indicadores adelantados.

Por ello, indica que no espera un crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) por debajo del 2 por ciento en 2008 y recalca que el potencial de la economía española es del 3,5 por ciento, por lo que "tenemos que hacer una política que garantice ese crecimiento".

Para conseguirlo, se muestra partidario de deflactar la tarifa del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), de deducir 400 euros de las retenciones por este impuesto, elevar el mínimo exento para las familias más necesitadas o impulsar la obra civil y construcción de viviendas protegidas, hasta alcanzar las 150.000.

Sí rechaza que el Instituto de Crédito Oficial (ICO) financie a las inmobiliarias en crisis o de rebajas fiscales que supongan una "drástica" bajada de impuestos.