Domingo, 17 de Febrero de 2008

El Instituto Dexeus ofrece la reconstrucción del clítoris tras la ablación en inmigrantes

EFE ·17/02/2008 - 12:24h

EFE - El Instituto Dexeus ofrece la reconstrucción del clítoris tras la ablación en inmigrantes.

El doctor Pere Barri Soldevila, responsable del servicio de Cirugía de la Ablación del Instituto Universitario Dexeus, ofrece la posibilidad de reconstrucción del clítoris a las mujeres inmigrantes que hayan sufrido una ablación parcial.

En declaraciones a Efe, Barri ha señalado su deseo de iniciar una red de contactos con organizaciones de inmigrantes para ayudar a promover este tipo de intervenciones, que se sufragarían a través de la Fundación Santiago Dexeus Font y, de momento, serían gratuitas.

"Si se consigue alcanzar una regularidad en el número de operaciones, haríamos las correspondientes gestiones para llegar a un acuerdo con la sanidad pública y ofreceríamos este servicio de forma regular y más asequible", ha explicado.

El Instituto Universitario Dexeus de Barcelona es el único en España que ofrece una cirugía de reconstrucción del clítoris tras haber sufrido una ablación parcial, operación que garantiza en un 60 por ciento de los casos la recuperación de la sensibilidad en el órgano femenino.

El doctor Pere Barri Soldevila, hijo del artífice de la primera niña probeta española, el ginecólogo Pere Barri, se desplaza a África una vez al año para operar a mujeres con complicaciones ginecológicas derivadas de la ablación, como fístulas.

"La intervención consiste en rehacer un muñón o un resto de clítoris que queda en la mayoría de ablaciones y, en sólo una hora, se recupera el órgano", ha añadido.

Se da la circunstancia de que la mayoría de mujeres que han sufrido una ablación y viven en España no pueden cubrir el coste de la intervención ni conocen la existencia de este tipo de operaciones, por lo que Barri desea dar a conocer esta iniciativa.

"Antes de la operación es necesario identificar de qué tipo de ablación se trata, y estudiar el perfil psicológico de la paciente para poder evaluar así los resultados, ya que, en muchos casos, se detectan trastornos sexuales y psicológicos añadidos", ha afirmado Barri Soldevila.

Según este cirujano, que se especializó en estas técnicas en París, es imprescindible que la persona sea adulta y haya iniciado su vida sexual para que pueda apreciar una mejora de los resultados que, con curas semanales, se verán a los dos meses.