Sábado, 16 de Febrero de 2008

El presunto asesino se cortó las venas y se tiró de la azotea tras matar a sus dos hijos y a su pareja

EFE ·16/02/2008 - 08:29h

EFE - Miembros de la Guardia Civil y de los Servicios Funerarios trasladan a un vehículo el cadáver de una de las cuatro víctimas mortales del suceso registrado anoche en una vivienda de la urbanización Vesubio, en la zona de Los Olivos, Tenerife.

El presunto asesino de sus dos hijos y de su pareja en Adeje, en el sur de Tenerife, se cortó las venas y a continuación se arrojó desde la azotea del adosado en el que vivía, según informó hoy a Efe la testigo que anoche encontró el cadáver del hombre y avisó al 112.

Según la misma testigo, la pareja vivía en la urbanización El Vesubio, en el barrio de Los Olivos de dicho municipio, desde hacía un año, y nunca se habían oído gritos o peleas ni tampoco constan, según la Guardia Civil, denuncias por malos tratos.

La mujer, Sophia Ivonne J.R. de 44 años de edad y origen belga, trabajaba de telefonista en el hotel Ocean Pacific de Tenerife, mientras que el hombre, Pascuale M.C. de 49 años y nacionalidad italiana, tenía una tienda de muebles de cocina en el municipio de Adeje.

Los niños fallecidos eran de seis y ocho años de edad, y aún no se conoce de qué forma se produjo la muerte, aunque sí se sabe que eran sólo hijos del hombre, según informó la Policía Local a Efe.

El levantamiento de los cadáveres se realizó anoche y han sido traslados al Instituto de Medicina Legal de La Laguna (Tenerife), mientras en estos momentos la Policía Judicial está dentro de la vivienda para recabar pruebas.

Según informa la Guardia Civil, la mujer fallecida presenta heridas producidas por arma blanca.

La Guardia Civil asegura en un comunicado que ayer en torno a las 20.30 horas fue cuando recibieron la alerta de una persona que se había arrojado desde un segundo piso de un inmueble y a su llegada ya encontraron muerto al hombre, que vestía con un albornoz.

Fue a continuación cuando al no recibir respuesta de la vivienda donde el hombre residía, decidieron escalar por un balcón y mirar en su interior, momento en el que descubrieron sangre en una habitación.