Sábado, 16 de Febrero de 2008

La izquierda abertzale asegura que impedirá que el PSOE, PNV y NaBai negocien el futuro de Navarra

EFE ·16/02/2008 - 15:39h

EFE - La concejala de ANV en el Ayuntamiento de Pamplona, Mariné Pueyo (c), durante la conferencia de prensa que miembros de la izquierda abertzale han ofrecido hoy en Pamplona en donde Pueyo ha asegurado que van a trabajar con el objetivo de "impedir" que el PSOE, PNV y NaBai negocien el futuro de Navarra "a espaldas de la voluntad popular". EFE/Villar López

La izquierda abertzale ha asegurado hoy en Pamplona que va a trabajar con el objetivo de "impedir" que el PSOE, PNV y NaBai negocien el futuro de Navarra "a espaldas de la voluntad popular".

Así lo han asegurado hoy los concejales de ANV de Huarte y Pamplona, Santi Kiroga y Mariné Pueyo, respectivamente, en una rueda de prensa celebrada en un céntrico hotel del Pamplona, y en la que participaron 56 simpatizantes de la izquierda abertzale.

Tanto Kiroga como Pueyo leyeron un comunicado en euskera y castellano, respectivamente, en el que asimismo han anunciado que la izquierda abertzale va a "seguir luchando día a día por la consecución de un escenario democrático" en el que "todas las ideas y proyectos tengan cabida".

"Echar a la derecha de todos los espacios de poder que ocupa es una prioridad" de la izquierda abertzale, ha incidido Pueyo, quien ha advertido de que "ni ilegalizaciones, ni detenciones van a poder impedir el cambio político".

La concejala de ANV ha recalcado que la "ciudadanía navarra está a años luz políticamente hablando de la clase dirigente", ya que "nadie se atreve a negar la capacidad de decisión de la sociedad", tras lo que ha insistido en que PSOE, PNV y Nafarroa Bai "están intentando negociar su futuro político a costa de la soberanía de Navarra".

Para la izquierda abertzale se viven "días de dureza extrema en Euskal Herria", y Pueyo ha remarcado que el Gobierno español "pretende frustrar con todas sus armas la evolución lógica hacia un cambio de escenario" y ha asegurado que "arremete en contra de los derechos fundamentales por miedo a un escenario democrático".

Al respecto, ha agregado que el Gobierno español "ilegaliza organizaciones y amenaza de manera constante la actividad política independentista", una actitud que "no es sino un síntoma de su debilidad".