Sábado, 16 de Febrero de 2008

La operación contra ETA mutila el aparato de acogida en Francia

OLIVIA CARBALLAR ·16/02/2008 - 13:46h

Primero: desarticular por completo el comando que atentó contra la T-4. Segundo: impedir que los dos miembros huidos de ese comando se incorporen al aparato militar de Francia. Y tercero –y lo más novedoso–: desarticular una parte del aparato de acogida que ETA tenía en el país vecino para los huidos procedentes de España. Éstos son, según el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, los tres “importantes” objetivos conseguidos con la operación antiterrorista desarrollada el viernes por la noche en la localidad francesa de San Juan de Luz, que se ha saldado hasta el momento con cuatro detenciones.

Rubalcaba, en una comparecencia ante los periodistas minutos antes de un acto del PSOE en Mairena del Alcor (Sevilla), confirmó los arrestos de Mikel San Sebastián Gaztelumendi, Pottoko, y Joseba Iturbide Otxoteko, Makarra, los dos presuntos etarras huidos de la célula que reventó la tregua en diciembre de 2006. “Con la detención de estas dos personas queda desarticulado el comando que atentó contra la Terminal 4 del aeropuerto de Barajas”, aseguró. Los otros dos miembros del denominado comando Elurra, Igor Portu, Pantani, y Mattin Sarasola, Luzia, fueron capturados el mes pasado en Mondragón (Guipúzcoa).

Según el ministro, la operación se ha desarrollado tras varias semanas de vigilancia sobre el piso donde habitaba José Antonio Martínez Mur, Txetxu, el tercer detenido en San Juan de Luz que tenía acogidos a los dos miembros huidos. “Es un histórico de ETA –explicó el ministro– al que las fuerzas de seguridad relacionan con el aparato financiero de la banda terrorista”. Asunción Bengoechea Arano, compañera sentimental de Martínez Mur, suma el cuarto arresto de la operación. Sobre esta última detención, Pérez Rubalcaba aseguró no tener datos concretos, aunque explicó que ella misma “se presentó” en una comisaría de la Policía francesa. Los cuatro están a disposición judicial en el país vecino.

Sobre el registro de la casa donde habitaban los detenidos, el titular de Interior dijo que aún se está investigando el material incautado, por lo que la operación continúa abierta.

La “mejor” colaboración

Horas antes de la comparecencia de Rubalcaba, su homóloga en el país vecino, Michèle Alliot-Marie, felicitó “calurosamente” al conjunto de funcionarios y servicios de policía e informó en un comunicado de que los arrestados estaban siendo “activamente buscados” por las autoridades judiciales y la Policía española, al ser los sospechosos de haber participado en el atentado de la T-4, informa Europa Press.

“Para el Ministerio del Interior, esta acción ilustra una vez más la calidad de la cooperación operativa entre Francia y España en la lucha contra el terrorismo”, añade el comunicado. Rubalcaba, que también felicitó a las fuerzas de seguridad, no sólo lo ratificó sino que calificó esa cooperación como la “mejor” hasta el momento: “Quiero reiterar el agradecimiento del Gobierno español al Gobierno francés. La colaboración con Francia atraviesa por sus momentos más fértiles, es mejor que nunca, más útil que nunca”, remachó.

Historial de los detenidos 

La relación de José Antonio Martínez Mur, nacido en Rentería (Guipúzcoa) hace 58 años, con la organización terrorista ETA, data de finales de los años 70 y se le vincula con la financiación de ETA desde principios de los 80, cuando está implicado en secuestros ocurridos en aquellas fechas.

En la década de los 90 se tiene conocimiento de que se encuentra refugiado en México, vinculado nuevamente con aspectos de financiación de la banda terrorista. Realizaba frecuentes viajes al sur de Francia para contactar con la banda y, supuestamente, para constituir empresas e inversiones en su beneficio.

En abril de 2004 renovó su pasaporte en el consulado de Bayona y se reestableció en San Juan de Luz, careciendo de requisitorias judiciales en vigor en el momento de su detención.

Por su parte, Joseba Iturbide Ochoteco nació en Lesaka (Navarra) y tiene 30 años. Tras la detención el pasado 6 de enero de Igor Portu Juanena y Mattin Sarasola Yarzábal, se le considera uno de los miembros del comando Elurra de ETA, presunto autor, al menos del atentado contra la T-4; la explosión de la furgoneta bomba de Castellón el pasado mes de agosto y la explosión de sendos vehículos bomba en las discoteca 'La Nuba' en la localidad de Urdax y 'Bordatxo' en Santesteban, ambas de Navarra.

Además, está considerado el autor de informaciones y preparativos para la colocación de un vehículo bomba en la zona de Azca en Madrid. En la actualidad existía contra él una orden europea de busca, captura e ingreso en prisión, emitida por el Juzgado Central de Instrucción número seis de la Audiencia Nacional, por pertenencia a banda armada o terrorista y por su implicación en las acciones anteriormente citadas.

Por último, Mikel San Sebastián Gaztelumendi, también de Lesaka (Navarra) y de 29 años de edad, está considerado el cuarto componente del comando Elurra, de ETA con idénticas implicaciones y órdenes de detención que las ya señaladas para Joseba Iturbide.

Noticias Relacionadas