Sábado, 16 de Febrero de 2008

Continúa la operación para buscar a los rebeldes acusados de los atentados

EFE ·16/02/2008 - 06:50h

EFE - Militares revisan un vehículo en un puesto de control en una calle pincipal en Dili.

Las fuerzas de seguridad de Timor Oriental, ayudadas por tropas extranjeras, continuaron hoy la operación para buscar en las montañas a unos 30 soldados renegados implicados en los atentados del lunes contra el presidente del país, José Ramos Horta, y el primer ministro, Xanana Gusmao.

El jefe del Ejército timorense, general Taur Matan Ruak, pidió a los rebeldes que se entreguen y a la población que deje de darles refugio "porque ponen en peligro sus propias vidas", informaron los medios australianos.

Los soldados pronto comenzarán a registrar casas particulares en busca de leales al comandante Alfredo Reinado, muerto en el ataque contra Ramos Horta, agregó Ruak.

Reinado encabezó a mediados de 2006 la revuelta de unos 600 militares expulsados del Ejército tras denunciar corrupción y nepotismo en el seno del cuerpo, y con ello provocó una ola de violencia que dejó 37 muertos, más de 100.000 desplazados, y puso al país al borde de la guerra civil.

Aquella crisis también propició el despliegue de las fuerzas internacionales de paz y la dimisión del entonces primer ministro, Mari Alkatiri.

El fiscal general de Timor Oriental, Longuinhos Monteiro, emitió ayer órdenes de búsqueda y captura contra 12 personas por los atentados, prepara otras cinco, y no descartó que la cifra aumente en los próximos días.

Ramos Horta, ingresado en un hospital de Darwin (Australia), se encuentra en un coma inducido pero en situación estable y si se recupera satisfactoriamente de sus heridas de bala podría ser dado de alta en dos o tres semanas, según el último parte médico.

Por su parte, Gusmao salió ileso del tiroteo contra su coche.