Viernes, 15 de Febrero de 2008

Los tiroteos no están en campaña

Los candidatos demócratas no se atreven a limitar la venta de armas por miedo a perder votos

ISABEL PIQUER, corresponsal ·15/02/2008 - 22:34h

afp - Jóvenes compañeros de los cinco estudiantes asesinados en la madrugada del viernes (España) en la Universidad de Illinois. AFP

El tiroteo en la Universidad de Northern Illinois, que dejó seis muertos el jueves, apenas ha hecho ruido en la campaña de las primarias. No todos los candidatos se han atrevido a mencionarlo. El tema de las armas en EEUU franquea las barreras políticas, despierta a la vez unanimidad y polémica, y cualquiera que aspire a la Casa Blanca prefiere evitarlo.

En Milwaukee (Wisconsin) Barack Obama aseguró ayer que el país debía "hacer todo lo necesario" para erradicar la violencia causada por las armas de fuego y ofreció su ayuda, como senador por Illinois, para averiguar las circunstancias de la tragedia ocurrida el pasado jueves en Dekalb.

Pero Obama también recordó que está a favor de que los ciudadanos puedan comprar y poseer armas.

En el debate sobre la violencia en EEUU, que se repite tras matanzas como la de Virginia Tech, que en abril del año pasado dejó 32 muertos, los demócratas llevan la peor parte: deben a la vez ser estrictos y pedir mayor control sin alienar a una parte de su electorado que considera la posesión de armas como uno de sus derechos fundamentales.

En Las Vegas, en el encuentro organizado por la CNN que le enfrentó a Hillary Clinton el pasado enero, Obama hizo malabarismos para explicar su posición: "No creo que podamos registrar a los propietarios de armas. Pero debemos aplicar la ley con sentido común", dijo el candidato.

"Es muy importante que los estadounidenses puedan cazar, pescar y enseñar a sus hijos a disparar", explicó Obama, "La otra realidad son los 34 alumnos de las escuelas públicas de Chicago que han muerto en tiroteos. Podemos reconciliar estas dos realidades al asegurarnos que la gente pueda legalmente tener armas pero al mismo tiempo debemos luchar contra los abusos".

Clinton tuvo una postura parecida. "Estoy en contra de las armas ilegales", dijo la candidata "pero soy realista y entiendo que vientos políticos muy fuertes soplan en contra de sacar las armas de las calles. No quiero que el Gobierno federal se adelante a los Estados que tienen problemas. Necesitamos un registro que tenga buena información".

40% de hogares con armas

Se calcula que en Estados Unidos, el 40% de los hogares tiene una o más armas de fuego. Basan su derecho en la Segunda Enmienda de la Constitución promulgada en 1791.

Los republicanos lo tienen algo más fácil. Están claramente a favor. "No me considero como un loco de las armas pero me enorgullezco de tener una variedad de armas de fuego y disfruto cazando", dijo Mike Huckabee recientemente. "Pero incluso si no fuera un cazador, seguiría siendo un firme partidario de la Segunda Enmienda".

En su web, John McCain asegura "creer en el derecho de los ciudadanos de poseer y llevar armas, como uno de sus derechos fundamentales".

"Tenemos la responsabilidad de asegurarnos de que los criminales que violan la ley son castigados con dureza", dice el veterano de Vietnam. "Los ciudadanos no deberían ver sus derechos reducidos porque unos criminales violan las leyes que ellos respetan", defiende McCain.