Viernes, 15 de Febrero de 2008

Una empresa surcoreana clonará por encargo un perro

La primera clonación comercial de la historia costará unos 100.000 euros

EFE ·15/02/2008 - 19:25h

Una compañía surcoreana ha anunciado que ha recibido el primer encargo para clonar un perro, concretamente un pitbull llamado Booger que murió hace dieciocho meses, informó hoy la cadena británica BBC en su página web.

Una mujer de California (EEUU) pagará unos 100.000 euros a la firma RNL Bio a fin de lograr una réplica exacta de su mascota, a la que se sentía muy unida después de que el animal le salvase la vida cuando otro perro le atacó.

La operación, para la que se utilizará tejido extraído al animal antes de que muriera, la llevará a cabo un equipo de la Universidad Nacional de Seúl, la misma donde se creó en 2005, aunque sin fines comerciales, el primer perro clonado, un cachorro de galgo afgano llamado Snuppy.

Un negocio en ciernes 

RNL Bio mantiene que ésta es la primera vez que se clonará un perro de forma comercial, pero espera que no sea la última, ya que confía en recibir cientos de pedidos en los próximos años e, incluso, estudia clonar perros entrenados especialmente para detectar explosivos o drogas, según la fuente.

"En los países occidentales hay mucha gente que quiere clonar sus perros, incluso a este alto precio", dijo el director de la firma, Ra Jeong-chan, en declaraciones a la prensa surcoreana.

Los costes podrían reducirse a la mitad "cuando la clonación se convierta en una industria"

Pero esos costes podrían reducirse a la mitad "cuando la clonación se convierta en una industria", opinó, por su parte, el director de mercadotecnia de RNL Bio, Cho Seong-ryul.

Según la cadena británica, la propietaria del pitbull, Bernann McKunney, proporcionó a la compañía surcoreana tejido de la oreja extraído a Booger antes de que muriera y conservado por una empresa de biotecnología estadounidense.

El equipo universitario que llevará a cabo la clonación está dirigido por el profesor Lee Byeong-chun, que participó en un equipo liderado por Hwang Woo-suk, el polémico científico surcoreano protagonista de la falsa clonación de células madre humanas.

Hwang aseguró en 2004 que había logrado la primera clonación de células madre de embrión humano, pero en 2006 la Universidad Nacional de Seúl confirmó que el científico había falseado sus estudios, que habían abierto una puerta de esperanza ante dolencias consideradas hasta ahora incurables.

De todas las hazañas científicas llevadas a cabo por su equipo, sólo Snuppy, un cachorro de galgo afgano cuya clonación fue anunciada en 2005, se salva de ser un fraude, según la comisión de investigación de la Universidad Nacional de Seúl encargada de evaluar los experimentos de Hwang.