Viernes, 15 de Febrero de 2008

El PP acusa de borrar parados al Gobierno, que responde que el cambio lo acordaron las CCAA

EFE ·15/02/2008 - 16:50h

EFE - El número dos del PP al Congreso de los Diputados por Madrid, Manuel Pizarro, durante la visita que realizó al Parque Tecnológico de Tres Cantos, en Madrid.

El PP acusó hoy al Gobierno de modificar el cómputo del paro para "borrar" a 50.000 personas, una medida que el Ejecutivo negó, al asegurar que se trata de un cambio acordado por unanimidad con las comunidades, que afecta sólo a 19.203 personas que no buscan un empleo, sino formación.

Según el PP, el Ejecutivo está intentando "maquillar" las cifras del desempleo y, a un mes de las elecciones generales del 9 de marzo, ha decidido sacar de las listas a 50.000 personas y catalogarlas como demandante de empleo, en vez de como paradas.

El secretario de Economía y Empleo del PP, Miguel Arias Cañete, explicó que el cambio se ha introducido el pasado 1 de febrero.

Como ejemplo de lo que supone el cambio citó el que, si una administración de empleo competente (en referencia a las comunidades autónomas) considera que un trabajador no cualificado necesita un curso de formación, se le imparte y deja de considerarlo como parado, como sucedía hasta ahora, ya que se convierte en demandante de empleo no ocupado.

Al respecto, el vicepresidente segundo y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, rechazó que ese cambio lo introdujese el Gobierno.

Según recordó, las comunidades autónomas con competencias en materia de empleo, incluso las del PP, acordaron en junio de 2007 proceder a esa nueva clasificación.

Lo decidieron después de detectar problemas a la hora de encuadrar a los demandantes de empleo sin formación específica, precisó Solbes, que dijo que esa fue la razón por la que crearon la nueva categoría, que sólo recibió las reticencias de la Comunidad de Madrid.

El secretario de Estado de Economía, David Vegara, confirmó la versión de Solbes de que el cambio partió, por unanimidad, de las comunidades.

Vegara cifró en 19.203 personas las que las comunidades decidieron sacar del registro de desempleados en junio y, precisó, que este colectivo estuvo hasta enero en "una especie de limbo" hasta que se decidió incluirlos en el grupo de demandantes de empleo -personas con trabajo que demandan otro nuevo- para que no quedasen sin computar a la hora de tener en cuenta la distribución de los fondos para políticas activas, destinados en su mayoría a formación.

Sin embargo, el número dos del PP por la lista de Madrid al Congreso de los Diputados, Manuel Pizarro, acusó al ministro de Trabajo, Jesús Caldera, de utilizar tipex para borrar parados de los registros.

"Fiel a su historia", porque es lo que está haciendo "toda la vida", Caldera está intentando quitar a 50.000 personas del desempleo, denunció Pizarro, quien también expresó su "sospecha" porque lo quiera hacer un mes antes de las elecciones del 9 de marzo y después del "mal" dato de desempleo de enero.

El presidente del PP, Mariano Rajoy, consideró que la respuesta a la "crisis económica" que registra España no está en el "viento, ni en seguir mirando hacia atrás, ni en negar la realidad, ni en maquillarla como se intenta hacer ahora con las cifras del paro, sino en mirar hacia el futuro, afrontar la realidad sin negarla ni maquillarla".

"Estupor y escándalo" fue lo que expresó la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ante lo que consideró un intento de Caldera de "manipular" las cifras de empleo.

Para el candidato de CiU al Congreso Carles Campuzano, el Gobierno no debe "camuflar" los datos de paro, sino dar respuesta al problema del desempleo de acuerdo con las comunidades autónomas.