Viernes, 15 de Febrero de 2008

El PP aboga por dar mayor dimensión económica a la política exterior española

EFE ·15/02/2008 - 17:47h

EFE - El portavoz de Exteriores del PP en el Congreso, Gustavo de Arístegui.

El PP apostará por dar una mayor dimensión económica a la política exterior española si se proclama vencedor de las elecciones del próximo 9 de marzo, según ha adelantado hoy su portavoz de Asuntos Exteriores en el Congreso, Gustavo de Arístegui.

Durante un ciclo de conferencias en las que los partidos han ido desgranando sus principales promesas electorales en esta materia, De Arístegui ha abogado por finalizar la reforma del servicio exterior que, a su juicio, el Gobierno ha dejado "inconclusa".

En su opinión, es "imprescindible" dotar al servicio exterior de unos instrumentos "eficaces" y "coordinados" entre actores públicos y privados que permitan al cuerpo diplomático español y a las empresas establecerse y proyectar la imagen de España en el extranjero.

Para De Arístegui, las propias empresas propiciarían procesos de estabilidad, "buen gobierno" y seguridad jurídica, que traerían consigo un aumento de inversores, por lo que, al mismo tiempo, se conseguirían avances políticos y se dinamizarían las economías de estos mercados.

En este sentido, ha valorado el papel de las empresas españolas en Iberoamérica, que han logrado dar solidez a los sistemas públicos y financieros, y ha asegurado que no están allá para especular, sino para invertir ya que "no son ONG".

También se ha felicitado porque España se haya liberado en los mercados Asiático y Pacífico de la imagen que se le presuponía en el pasado de "flamenco" y "paella", y haya comenzado a hacer una política exterior con intereses económicos.

Preguntado por qué actitud tomará el PP si vence las elecciones respecto a asuntos como la continuidad de España en la Alianza de Civilizaciones, ha querido dejar claro que su partido impulsará las iniciativas de la ONU "sobre el diálogo de civilizaciones", pero que no se sentará a debatir con "algunos regímenes y gobiernos" que ven los derechos y libertades fundamentales como un "perverso instrumento de presión" occidental.

"Mientras no se reformule esa condición fundamental, es imposible que nosotros creamos en este ejercicio", ha apostillado De Arístegui, quien ha calificado la Alianza de Civilizaciones como un "gravísimo" y "engañoso" paso atrás respecto a las iniciativas anteriores de la ONU.

Respecto a Cuba, ha hecho hincapié en que el PP trabajará por un proceso hacia la transición democrática y ha criticado la laxitud del Gobierno, que, en su opinión, "ha favorecido la sucesión en la dictadura".

"Este Gobierno ha faltado el respeto a los disidentes y tiene una pésima reputación entre ellos", ha agregado.

También ha aclarado que el PP impulsará unas relaciones cordiales con "todos" los países del norte de África, así como con Venezuela, y ha insistido en que su partido cree en las relaciones entre los Estados, y no entre los Gobiernos.