Lunes, 8 de Octubre de 2007

Herida grave una mujer en Menorca que se tiró al vacío para huir de los malos tratos del marido

EFE ·08/10/2007 - 15:34h

EFE - Imagen de archivo de un coche de la Policia Nacional. EFE

Una joven de 26 años, identificada como N.J.C.J., permanece ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital Mateu Orfila de Mahón, después de que en la tarde de ayer se lanzara al vacío desde su domicilio familiar en Ciudadela para supuestamente escapar de las agresiones de su marido.

La mujer, de nacionalidad ecuatoriana, sufre varias lesiones cuyo alcance se determinará hoy, según informaron fuentes del Servicio de Salud de las Islas Baleares.

La herida se encuentra intubada y en coma inducido, con carácter terapéutico.

A pesar de que el pronóstico de su estado es grave, los médicos que la atienden no temen por su vida y se ha descartado el traslado al hospital Son Dureta de Palma.

La joven se tiró desde el primer piso de la casa donde reside con su pareja, un hombre de 23 años, L.S.P.P., también de nacionalidad ecuatoriana, que fue detenido por agentes de la Policía Local, que trasladó las diligencias al Cuerpo Nacional de Policía, cuerpo que instruye la investigación de este caso.

L.S.P.P. permanece ingresado en los calabozos de la Comisaría del Cuerpo de Policía Nacional y será puesto a disposición judicial cuando haya concluido el informe médico con la evaluación de las lesiones que sufre la víctima de este caso de violencia doméstica.

Las disputas de la pareja de inmigrantes ecuatorianos ya habían alertado a los vecinos, aun cuando en los archivos policiales no constan denuncias por casos anteriores de agresión.

Ayer tarde, la mujer, para escapar del acoso al que desde hacía unas horas supuestamente la sometía su marido, se dirigió a la ventana situada en la esquina del domicilio familiar, en la plaza Jaume II con el carrer de La Pau.

N.J.C.J. decidió tirarse al vacío, para huir del maltrato que presuntamente le infligía L.S.P.P.

La joven se lanzó a la calle y fue recogida por tres hombres, que amortiguaron la caída y evitaron que sufriera más daños.