Viernes, 15 de Febrero de 2008

Solbes recuerda que el cambio de cómputo para medir el paro fue acordado por CCAA en 2007

EFE ·15/02/2008 - 16:50h

EFE - Varios trabajadores de la fábrica de componentes para automóviles Delphi, se inscriben como parados en el Servicio Andaluz de Empleo.

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Solbes, explicó hoy que el cambio en la forma de medir el paro es competencia de las autonomías y que todas ellas -incluidas las del PP- decidieron modificarlo en junio de 2007.

Por lo tanto, indicó, "quien hace afirmaciones contrarias sabe perfectamente que lo que dice no es correcto".

El titular de Economía hizo estas declaraciones en la rueda de prensa del Consejo de Ministros, después de que varios medios de comunicación publicasen que el Ministerio de Trabajo había modificado la forma de medir el paro incluyendo la subcategoría "Demandantes de servicios previos al empleo", por la que las comunidades registrarían 42.000 parados menos, según el PP.

Solbes explicó que el cambio metodológico se acordó por los técnicos de los diferentes servicios de empleo de las comunidades en junio de 2007.

Así, añadió, fueron los propios servicios de las comunidades los que detectaron el problema a la hora de encuadrar a los demandantes de empleo sin formación específica y por ello se creó la nueva categoría.

Solbes apuntó que todas las regiones estuvieron en su día de acuerdo en incluir dicha categoría, excepto la Comunidad de Madrid, que expresó reticencias.

El vicepresidente segundo puntualizó que este asunto es competencia de las comunidades y que éstas no están obligadas a efectuar ese cambio metodológico, que viene a completar el nuevo sistema de medición de paro registrado y puesto en marcha por el PP en la anterior legislatura, recordó.

Por ello, Solbes aseguró que esto lo saben "exactamente igual" desde el PP, dado que las comunidades gobernadas por esta partido también adoptaron el nuevo modelo.

El ministro criticó el hecho de que "estos días" estén poniéndose "en tela de juicio" con muy "poco rigor" determinadas cifras que se publican.