Viernes, 15 de Febrero de 2008

Uribe defiende a España y a la Iglesia católica como mediadores con las FARC

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia creen que el apoyo a la política del presidente colombiano les excluye como interlocutores

PÚBLICO.ES ·15/02/2008 - 13:33h

El presidente colombiano, Álvaro Uribe, ha destacado la "respetabilidad" del Gobierno español y la Iglesia católica, al referirse al veto planteado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a ambas partes para actuar como mediadoras en un eventual canje de rehenes por guerrilleros presos.

"La Iglesia católica tiene una respetabilidad histórica, de siglos, en la comunidad colombiana, lo mismo España y sus diferentes gobiernos", dijo el mandatario en rueda de prensa.

Uribe evitó hacer más comentarios sobre la declaración del número dos de las FARC, Raúl Reyes, quien señaló que el Gobierno español y la Iglesia católica colombiana "se autoexcluyeron como posibles mediadores al tomar partido a favor del gobierno de la para-política de Uribe", según una entrevista con la agencia cubana Prensa Latina.

Caminos cerrados 

Por su parte, el vicepresidente Francisco Santos indicó que no le sorprende el rechazo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). "Los secuestradores de las FARC han cerrado caminos desde el día primero, siempre han tenido esta actitud", afirmó.

Los secuestradores de las FARC han cerrado caminos desde el día primero

Mientras, el obispo Jaime Prieto, quien en el pasado intercedió ante los rebeldes en gestiones de paz, opinó que ante la posición de las FARC la Iglesia debe marginarse.

"Creo que tenemos que retirarnos, y si nos quiere llamar en algún momento, estaremos dispuestos a participar sin ningún revanchismo", declaró el obispo de Barrancabermeja (este) al telenoticiero Caracol.

Comisión de intercambio 

España, Francia y Suiza integran una comisión que promueve el intercambio de unos 43 secuestrados por 500 prisioneros de las FARC, con la anuencia de Uribe, que aceptó una propuesta de la Iglesia para que el canje sea negociado en una "zona de encuentro" de 150 km2.

Las FARC exigen la desmilitarización de un área de 800 km2 en el sur del país, con la mediación de Venezuela, para discutir el acuerdo.

Noticias Relacionadas