Viernes, 15 de Febrero de 2008

Ocho de cada diez franceses critican el comportamiento privado de Sarkozy

Un sondeo de Le Figaro confirma el imparable deterioro de la imagen del presidente a menos de un mes de las elecciones municipales

Europa Press ·15/02/2008 - 11:14h

EFE - Sarkozy junto a su mujer, Carla Bruni-sarkozy, en El Cairo.

El 82% de los franceses opina que el comportamiento privado de Nicolas Sarkozy no se corresponde con la idea que tienen de un jefe de Estado, según un sondeo de OpinionWay que hoy publica Le Figaro, confirmando así el imparable deterioro de la imagen del presidente a menos de un mes de las elecciones municipales.

Dos semanas después de su matrimonio con la cantante Carla Bruni la vida privada del presidente arruina su imagen porque ocho de cada diez franceses considera que su manera de proceder concuerda mal con la idea que tienen de un jefe de Estado.

Incluso su propio electorado es escéptico y sólo el 35% de los preguntados aprueba la actitud de Sarkozy en este terreno.

"Es un juicio casi unánime de la opinión pública porque afecta al imaginario presidencial", explica el director de estudios políticos de OpinionWay, Bruno Jeanbart.

La "impaciencia" de los franceses 

"Los franceses tienen la sensación de que Nicolas Sarkozy se ocupa menos de ellos que de su vida privada", añade.

"Los franceses tienen la sensación de que Nicolas Sarkozy se ocupa menos de ellos que de su vida privada"

A este reproche se une también la "impaciencia" de los franceses que esperan resultados por parte del jefe del Estado, de ahí el desplome del presidente en todas las encuestas de popularidad.

En cuanto a otros aspectos del estilo de presidencia inaugurado por Sarkozy, el electorado de derecha se mantiene fiel y sigue apreciando su estilo directo y su forma de expresarse.

Pero el inquilino del Elíseo pierde puntos en muchos sectores, hasta el extremo de que más de la mitad de los franceses, el 51%, duda de su capacidad para dirigir el Gobierno.

Búsqueda de equilibrio  

El director del instituto de opinión considera que los franceses buscan un "equilibrio" y les gustaría ver un presidente "activo" que también sabe liderar un equipo de trabajo.

La política exterior, área por excelencia reservada al jefe del Estado, le da un respiro a pesar de la controvertida visita a París del presidente libio, Muamar el Gadafi, el pasado diciembre.

El 58% de los franceses aprueba la manera que tiene Sarkozy de recibir a sus homólogos y el malestar con Gadafi se interpreta como un hecho coyuntural.

En todo caso, para que la imagen del presidente se recupere habrá que esperar el resultado de las elecciones municipales del 9 y 16 de marzo, que se anuncian favorables para el Partido Socialista.

Noticias Relacionadas