Viernes, 15 de Febrero de 2008

Bush justifica una polémica técnica de interrogatorio de sospechosos terroristas

EFE ·15/02/2008 - 11:16h

EFE - La sombra de un soldado estadounidense junto a unos prisioneros que esperan para ser liberados de la polémica cárcel iraquí de Abu Ghraib en Bagdad.

El presidente de EEUU, George W. Bush, se ha referido a los atentados de Londres del 7-J para justificar una técnica de interrogatorio de sospechosos terroristas, conocida como "waterbording", según ha señalado en una entrevista con la BBC.

Bush dijo que la información obtenida de presuntos terroristas ha ayudado a salvar vidas y consideró que los familiares de las víctimas del 7-J (7 de julio de 2005) lo entenderán.

El método, que ha causado una gran polémica puesto que es visto como una forma de tortura, consiste en el vertido de agua sobre la cabeza de un prisionero para causar la sensación de ahogo.

Sin embargo, el presidente estadounidense dijo, en la entrevista emitida esta madrugada en "BBC World News America", que "waterboarding" no es tortura y ha amenazado con utilizar el veto sobre un proyecto del Congreso que lo prohibiría.

Agregó que su país actúa en virtud de la ley para interrogar y obtener información que permita proteger a EEUU y a otros países.

"EEUU actuará dentro de la ley. Nos aseguraremos que los profesionales tienen los instrumentos necesarios para hacer su trabajo dentro de la ley", puntualizó Bush.

"Algunos dirán que estos terroristas ya no son una real amenaza contra EEUU. Yo no estoy para nada de acuerdo", señaló Bush, quien opinó que los familiares de las víctimas del 7-J comprenderán su defensa de los métodos de interrogatorio.

En los atentados del 7-J contra tres trenes del Metro de Londres y un autobús urbano, 56 personas murieron -cuatro de ellos los terroristas suicidas- y unas 700 resultaron heridas.

Por otro lado, Bush señaló que tiene intención de asistir a los Juegos Olímpicos de Pekín de este año y admitió que mantiene contactos regulares con el presidente chino, Hu Jintao, para pedirle que haga un esfuerzo mayor en relación con la tragedia de Darfur.

"Yo veo los Juegos Olímpicos como un evento deportivo", puntualizó el presidente.