Viernes, 15 de Febrero de 2008

Seles anuncia su retirada del tenis profesional

Ganó nueve torneos del Grand Slam y fue número uno del mundo con 17 años

EFE ·15/02/2008 - 07:46h

Monica Seles, en una imagen de archivo.

La pequeña esperanza que siempre tuvo de poder volver a las pistas de tenis y competir con las mejores desapareció por completo después que la estadounidense Monica Seles, ganadora de nueve títulos de Grand Slam, anunciase de manera oficial su retirada.

Seles, de 34 años, que llegó a ser la número uno del mundo y dominó la pistas hasta que fue apuñalada en la espalda por un fanático cuando jugaba un partido en el torneo de Hamburgo (Alemania), dio a conocer su decisión a través de un comunicado oficial que ofreció su agente.

"Varias veces he considerado el volver a la competición profesional, pero ahora he decidido que ese objetivo no estará más en mi agenda", destacó Seles. "Seguiré jugando en partidos de exhibición, eventos benéficos para recaudar fondos, promover el deporte del tenis, pero no dentro del Tour profesional".

Una de las grandes pioneras del golpe a dos manos y ligeros gemidos que emitía cada vez que pegaba a la pelota, Seles consiguió 53 títulos individuales y llegó a ser la número uno, en marzo de 1991, cuando sólo tenía 17 años, para ser la más joven que lo consiguió en la historia del tenis femenino.

Cuando había cumplido 19 años ya tenía en su poder ocho títulos de Grand Slam, pero todo cambió en su vida a partir de abril de 1993 al sufrir la agresión cuando descansaba entre los juegos del partido que disputaba en Hamburgo.

Volvió a su mejor nivel 

Después de dos años y tres meses de ausencia de las pistas, Seles volvió a la competición y de inmediato en 1995 llegó a la final del Abierto de Estados Unidos, que la perdió, pero fue en 1996 cuando ganó el título del Abierto de Australia, que iba a ser su noveno Grand Slam y el ultimo de su carrera profesional.

En su brillante trayectoria profesional, Seles ganó cuatro títulos del Abierto de Australia, tres de Roland Garros y dos Abiertos de Estados Unidos. Su asignatura pendiente fue la de Wimblendon, torneo que nunca pudo ganar.

Seles también llegó a disputar dos finales más de torneos importantes, pero problemas con las lesiones que sufrió en su pie izquierdo le impidieron estar entre la elite de las nueva generación del tenis femenino mundial.

El último partido que disputó fue en el Abierto de Francia, cuando perdió en la primera ronda, pero siempre le quedaba el pensamiento que podría volver algún día de nuevo a la competición.

De ahí, que nunca había dicho oficialmente que estaba retirada, algo que ahora ya lo ha hecho para dejar detrás a un gran número de admiradores y admiradoras que también tenían la esperanza de poderla volver a ver de nuevo en las pistas, donde siempre cautivo por su personalidad abierta y simpática.

Varios directivos del Circuito Profesional del Tenis Femenino (WTA) admitieron que con la retirada de Mónica se iba una de las deportistas que más determinación y espíritu de lucha ponía en las pistas cuando jugaba.

Además, aportó una personalidad muy especial de gran carisma, que le permitió protagonizar partidos inolvidables con las rivalidades que generó dentro de las pistas y que le han hecho merecedora a un puesto seguro en el Salón de la Fama del Tenis Internacional.