Jueves, 14 de Febrero de 2008

Philips denuncia a España por el canon digital

La holandesa considera que la regulación española que fija el canon digital incumple el Tratado de la Unión Europea en lo que se refiere a la libre circulación de mercancías entre países.

ANA TUDELA ·14/02/2008 - 21:29h

En el Palacio de Longoria, sede de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), han sacado el cepillo de raíces pidiendo al Ministerio de Cultura que les ayude a lavar su imagen tras la polémica del canon digital. Pero ahora es Bruselas quien viene con el algodón, y no se va a quedar a comprobar si hay polvo entre los recovecos de la fachada del Palacio de Longoria, sede de la sociedad. La cosa pinta más seria, puesto que ya hay una denuncia de por medio en la que se asegura que la regulación española que fija el canon digital incumple el Tratado de la Unión Europea, tal y como recogían ayer medios digitales.

La holandesa Philips ha denunciado el canon y ha pedido que se eche un vistazo a lo que ocurre aquí con la recaudación. En el texto de la denuncia, al que ha tenido acceso Público, se llama la atención sobre la falta de transparencia de las sociedades gestoras de derechos que recaudan y distribuyen el canon. Y se añade el hecho de que el 20% de esa recaudación se destina a promoción de la cultura en actuaciones que deciden libremente dichas sociedades.

Philips vende 560 millones de discos vírgenes al año en el mundo, 260 millones en Europa y 3,5 millones en España. La firma se queja de que, en un país donde se vende abiertamente sin canon (se publicitan precios de CD y DVD vírgenes que ya están por debajo de la tasa) y donde el 80% de los soportes no lo pagan, sean las grandes marcas, con nombres conocidos, en quienes se centren las gestoras. Esta doble situación, añaden, ha hecho que caigan en picado las ventas de soportes vírgenes de la holandesa. "La reacción de las sociedades recaudadoras ante la caída de sus ingresos debido al fraude no ha sido mejorar la fórmula de recaudación", comenta la denuncia de Philips, "sino ampliar la lista de productos gravados con la tasa".

Esta situación retrae las inversiones en innovación de las compañías, dice la holandesa, quien pone como ejemplo los discos vírgenes en el nuevo formato Blu-Ray, cuya introducción se cubre de incertidumbre una vez que su mayor capacidad puede hacer que en un futuro se vean afectados por un canon superior.

Philips llama también la atención sobre el doble pago al que se fuerza al consumidor que compra en Internet un contenido y utiliza el soporte vírgen para grabarlo.

Contra el Tratado

La legislación española, explican, impide la libre circulación de mercancías que exige el Tratado de la Unión restringiendo la importación de soportes vírgenes desde los países que no aplican canon a los que sí o de los que tienen un canon más reducido a los que lo tienen mayor. A ello se une el hecho de que la última regulación española sobre propiedad intelectual, que es la primera que ha establecido que debe aplicarse el canon a una lista cerrada de productos, exime del pago a los ciudadanos particulares que adquieran para uso propio un dispositivo gravado con canon en España en un país donde no se le aplique.

Philips cita un documento de la Comisión en el que se asegura que el comercio entre países de la Unión de productos afectados por el canon es el 6% del total, alcanzando en 2005 más de 100.000 millones de euros.