Lunes, 8 de Octubre de 2007

Thanou y Pauline Davis heredarán los oros de Marion Jones, Ottey un bronce

EFE ·08/10/2007 - 13:21h

EFE - La medallista de oro olímpica Marion Jones a su salida el viernes pasado de la Corte del Distrito estadounidense en White Plains, Nueva York, donde aceptó los cargos por mentir a un agente federal sobre su uso de esteroides. EFE

La confesión de Marion Jones y el previsible cambio en el escalafón de las tres pruebas individuales en las que obtuvo medalla en los Juegos de Sydney 2000, tendrá consecuencias inesperadas, pero ninguna tan indeseable como la atribución del título olímpico de 100 metros a la griega Ekaterini Thanou.

Convicta y confesa de dopaje, Marion Jones, la primera atleta de la historia que logró cinco medallas en unos mismos Juegos, perderá las que obtuvo en Sydney a título individual (oro en 100 y 200 metros y bronce en longitud) aunque Estados Unidos conservará las de relevos (oro en 4x400, bronce en 4x100), de acuerdo con la doctrina del Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS).

Con ocasión del positivo de Jerome Young, miembro del relevo estadounidense que consiguió la medalla de oro en Sydney, el TAS resolvió que sólo el atleta implicado fuera desposeído de su medalla, pero no el resto de los componentes, ni el propio equipo.

De los despojos dorados de Marion Jones se beneficiarán tres atletas: la bahamesa Pauline Davis, que fue segunda en 200; la entonces jamaicana -hoy eslovena- Merlene Ottey, cuarta en la misma prueba, y Ekaterini Thanou, segunda en 100.

El destino parece haber formado un "boucle" en materia de dopaje porque el título olímpico de la dopada Jones en la prueba más carismática, los 100 metros, será heredado por otra atleta permanentemente asociada al dopaje, la griega Thanou, que junto a Kostas Kenteris tuvo el dudoso honor de acaparar páginas durante los Juegos de Atenas por su escandalosa huida de los controladores.

Thanou y Kenteris huyeron de la Villa Olímpica de Atenas 2004 tan pronto supieron que un equipo del COI se proponía someterlos a un control de dopaje la víspera de la jornada inaugural de los Juegos. Al cabo de un largo proceso admitieron haber violado el reglamento de dopaje, cumplieron dos años de suspensión y todavía tienen pendiente un juicio por perjurio.

Esa misma atleta que junto a Kenteris se inventó un accidente de moto para justificar su ausencia de la Villa Olímpica, será la nueva campeona olímpica de 100 metros de los Juegos de Sydney si el COI no lo remedia en virtud de alguna nueva interpretación reglamentaria.

A Merlene Ottey, en cambio, la confesión de Marion Jones le concede la ocasión de ganar su sexta medalla olímpica de bronce, abundando en la estadística que desde hace muchos años la hizo acreedora al apelativo de "La Dama de Bronce".

La destrucción del mito Jones no ha hecho más que confirmar las sospechas que ya en plenos Juegos de Sydney empezaron a surgir en torno a la estadounidense, que en sólo cuatro años pasó de ser la reina de los Juegos australianos, la primera mujer que consiguió cinco medallas en una sola edición, a conformarse con un modesto quinto lugar en la única prueba para la que obtuvo plaza olímpica en Atenas 2004, el salto de longitud.

El periodo comprendido entre los Juegos de Sydney y los de Atenas, equivalente a la Olimpiada número 28, convirtió a la "reina" Marion Jones en una atleta vulgar, de reputación dudosa y resignada a competir por una sola medalla individual, la de longitud. Ni en 100 ni en 200 metros, pruebas en las que parecía invencible, se había ganado el puesto.

La Federación Internacional de Atletismo (IAAF) tendrá que hilar fino para decidir hasta donde llega en la anulación de las marcas de Marion Jones, segunda en la lista de todos los tiempos tanto en 100 (10.65) como en 200 metros (21.62) con marcas conseguidas en 1998.

Por delante, en ambas pruebas, sólo está su compatriota Florence Griffith, con récords estratosféricos de 10.49 y 21.34, pero el secreto de su éxito, que para muchos no fue otro que el dopaje, se lo llevó a la tumba el 21 de septiembre de 1998.

Así quedarán las clasificaciones de Sydney cuando la IAAF anule sus resultados (entre paréntesis los puestos de Marion Jones): -- 100 metros (1 Marion Jones 10.75) .1. Ekaterini Thánou (GRE) 11.12 .2. Tanya Lawrence (JAM) 11.18 .3. Merlene Ottey (JAM) 11.19 -- 200 metros (1 Marion Jones 21.84) .1. Pauline Davis (BAH) 22.27 .2. Susanthika Jayasinghe (SRI) 22.28 .3. Beverly McDonald (JAM) 22.35 -- Longitud .1. Heike Drechsler (GER) 6,99 .2. Fiona May (ITA) 6,92 (3 Marion Jones 6,92)