Jueves, 14 de Febrero de 2008

Rajoy: "España no se rompe y es muy plural"

El líder del PP se confiesa a Andreu Buenafuente

MARÍA JESÚS GÜEMES ·14/02/2008 - 20:33h

Mariano Rajoy y Andreu Buenafuente se vieron las caras y justamente el día de los enamorados. Ésta fue una de las muchas bromas con las que comenzó su entrevista el humorista y conductor del programa que lleva su nombre en la Sexta.

En la cita se abordaron todos los asuntos que copan la actualidad informativa: desde la actitud de la iglesia hasta la inmigración, sin dejar de analizar la decisión de no incluir a Alberto Ruiz-Gallardón en las listas o la llegada del Ave Madrid-Barcelona.

El encuentro duró 28 minutos pero por la propia estructura televisiva sólo se emitieron 15. En ese tiempo aseguró que su palabra "va a misa" y explicó que "es un topicazo" que Aznar manda más que él.

También dijo que tenía muchos amigos de izquierdas, sobre todo en Pontevedra, y se detuvo a hablar del alcalde resaltando que, a pesar de los pesares, "sigue siendo militante del PP".

El líder del PP habló de sus últimas propuestas, recordó que "la iglesia tiene derecho a opinar igual que la Junta Islámica que pidió el voto para el PSOE" y que él había defendido durante esta legislatura "principios tradicionalmente señas de identidad de los socialistas".

Pero el momento cumbre de su intervención fue cuando le reconoció al presentador que "España no se ha roto". Eso sí puntualizó que, en su opinión, "hoy en día el Estado es menos fuerte para garantizar la igualdad de los españoles".

Recordó el plan Ibarretxe y los anuncios de referéndums, asuntos que no se toma "a broma". Curiosamente Esperanza Aguirre lanzaba ayer por la mañana la misma consigna en una entrevista en la Ser, como si la estrategia del PP pasara por relajar el discurso frente a un Zapatero al que le "interesa tensar".

Lo que no se vio

Eso fue lo que se vio pero en la entrevista íntegra hubo mucho más. También se grabó como el jefe de la oposición admitía que hoy en día "España es distinta y muy plural, y somos diferentes". Ahora, añadía, que a pesar de ello "hay muchas más cosas que nos unen".

Por eso Mariano Rajoy proclamó que "los españoles deben ser iguales en derechos y oportunidades en deberes y obligaciones vivan donde vivan". El líder del PP se ve a sí mismo como una persona muy autocrítica porque "soy un hombre que tengo que mejorar en la vida".

Para terminar dijo que no se había fumado nunca un porro pero sí muchos puros. Y acabó fumándose uno con Andreu en la azotea de la sede nacional del partido. Era el puro de la paz. Advirtió que la noche de las elecciones se fumará un puro gane o pierda.Pase lo que pase.