Jueves, 14 de Febrero de 2008

Intensa actividad diplomática para coordinar una respuesta ante la independencia kosovar

EFE ·14/02/2008 - 13:12h

EFE - Dos serbio kosovares observan a un soldado irlandés de la fuerza pacificadora de la OTAN en el pueblo de Janjevo, Kosovo, Serbia.

Los Veintisiete miembros de la UE realizan estos días una intensa actividad diplomática para coordinar una respuesta ante la independencia kosovar que satisfaga a los países proclives a este escenario, como Reino Unido, y a los más cautos, como España.

Según informaron fuentes diplomáticas, la pretensión es que el Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores de la UE (Unión Europea) apruebe este lunes una declaración común ante Kosovo, que previsiblemente escenificará su secesión de Serbia la víspera.

Gran Bretaña, Francia, Alemania e Italia (miembros del "grupo de contacto" para Kosovo) presentaron a sus colegas un primer borrador de esta declaración que fue rechazado por los países que, como España, no planean un reconocimiento inmediato del nuevo estado.

Desde entonces se ha venido desplegando una intensa agenda de reuniones bilaterales o multilaterales entre las representaciones diplomáticas, que se intensificarán el día previsto para la declaración de independencia.

La posición de España es considerada "fundamental" en todo este proceso, ya que se cree que arrastraría al grueso de los países más reacios a la independencia (Rumanía, Grecia, Eslovaquia), con lo que Chipre quedaría aislado en su oposición.

Hay otro conjunto de países, encabezados por el Reino Unido, que tiene previsto reconocer al nuevo estado tan pronto acabe el Consejo de ministros de Exteriores del lunes, según fuentes de uno de estas naciones, alineadas con las tesis estadounidenses.

Para ellos, "es importante que Kosovo no quede en el limbo", y por eso quieren que toda la UE haga una declaración "marco" que facilite los posteriores reconocimientos individuales.

También van a proponer que se inste a la Comisión Europea a iniciar inmediatamente las negociaciones con Kosovo para la firma de un Acuerdo de Asociación y Estabilización, considerado la antesala de la entrada en la UE.

La propia Serbia no ha llegado a firmar todavía este acuerdo, debido a la reticencia de Holanda de dar su plácet hasta que se entregue a varios acusados de crímenes de guerra.

La CE puede comenzar las negociaciones aunque no todos los miembros de la UE hayan reconocido el nuevo estado, según un diplomático de uno de los países más partidarios de la independencia kosovar.

"Sabemos que hay miembros que el lunes nos dirán que no van a reconocer a Kosovo, y nosotros no les vamos a empujar, pero esperamos que lo hagan a medio plazo", añadió esta fuente.

A su juicio, Serbia no intentará "desestabilizar sobre el terreno" con acciones como cortes de electricidad, ya que además de crear "serios problemas" a los serbios que viven en la todavía provincia, y, sobre todo, afectarían las exportaciones a Grecia, que pasan por el territorio.