Jueves, 14 de Febrero de 2008

La educación catalana se rebela contra la 'ley Maragall'

El paro fue secundado por más de 50.000 docentes y estudiantes. Pedían la retirada del documento de bases de la futura ley catalana de educación

AGENCIAS ·14/02/2008 - 19:28h

Una masiva manifestación de más de 50.000 docentes y estudiantes en Barcelona ha puesto hoy el remate a una jornada de paro generalizado en la enseñanza pública no universitaria de Catalunya con la que los sindicatos intentan poner en jaque la política educativa del gobierno catalán. El paro, convocado para reclamar la retirada del documento de bases de la futura ley catalana de educación, ha sido secundado, según los sindicatos, por entre el 90% y el 100% de los centros de infantil y primaria y por el 70% de los de secundaria, cifras que la Generalitat reduce al 52,41% (con datos del 80% de los centros).

Según la conselleria de Educación, el seguimiento de la movilizción bajaría hasta el 40% si se tiene en cuenta la participación de los centros privados concertados. La culminación de la jornada de paro ha sido la masiva manifestción de Barcelona, en la que han participado entre 50.000 docentes y estudiantes (según la Guardia Urbana) y 60.000 (según los sindicatos), una de las más concurridas que se recuerdan.

La marcha ha discurrido en un clima festivo y reivindicativo desde la plaza Universitat hasta la de Sant Jaume, donde la dirigente de Ustec-Stes, Rosa Cañadell, ha reclamado la retirada del documento de bases y ha advertido al conseller de Educación, Ernest Maragall, que sería "suicida" llevar adelante el proyecto.

Los sindicatos han vaticinado más movilizaciones y no descartan otra convocatoria de huelga si Educación no retira el documento que, a su juicio, abre la puerta a la privatización de la enseñanza pública y puede empeorar las condiciones de trabajo de los docentes.

Maragall, contra el que hoy iban dirigidos la mayoría de los dardos dialécticos que se han lanzado en la manifestación, ha admitido, en declaraciones a los periodistas, que la huelga ha sido "significativa" pero "en ningún caso masiva".

El paro, al que estaban convocados más de 60.000 docentes del sector público, ha chocado con la oposición de sectores tan representativos como las asociaciones de padres, la de directores y los movimientos de renovación pedagógica.


 
Se cumplieron los servicios mínimos 

Mientras, el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) descartó suspender cautelarmente los servicios mínimos en las escuelas e institutos catalanes que decretó el departamento de Educación de la Generalitat ante la huelga del profesorado celebrada hoy. El sindicato USTEC-STES había presentado un recurso urgente ante el TSJC en el que pedía que se suspendiera cautelarmente el decreto de la Generalitat, en el que se imponían servicios mínimos para la jornada.

Tras ponderar los intereses de los trabajadores y los derechos de los padres y de los niños a que puedan disfrutar de servicio escolar, el alto tribunal no aprecia que los servicios mínimos impuestos, "dirigidos esencialmente a proteger la seguridad de la población escolar de corta edad", sean "desproporcionados o abusivos". El departamento de Trabajo dictó que en todos los centros escolares hubiera hoy un miembro del equipo directivo en cada centro, y, en los centros privados no concertados -cuyo personal no docente también estaba convocado a la huelga- trabajase un auxiliar administrativo o subalterno.

Además de esas medidas, en todos los centros de enseñanza infantil y primaria (alumnos de 3 a 12 años) obligó a que hubiera un docente por cada cuatro clases y, en cuanto a las guarderías, a que trabajase como mínimo un 25 por ciento de la plantilla. Los sindicatos convocantes de la huelga coincidieron en considerar "completamente abusivos" los servicios mínimos y alertaron del riesgo de dicha medida, que, según dijeron, favorecía que los alumnos fueran con normalidad a las escuelas sin que hubiera el personal necesario.

Así, han advertido de que "si el conseller Maragall no retira las bases de ley de educación, el profesorado volverá a movilizarse".

En rueda de prensa para hacer balance del seguimiento que ha tenido la huelga de docentes, los sindicatos convocantes (AspepcSps, CCOO, CGT, UGT y Ustec-Stes) han coincidido en calificarla de "éxito total" y han asegurado que tanto docentes como padres de alumnos han salido a la calle para mostrar su "rechazo" a un sistema educativo público con esquemas de empresa privada.

Asimismo, las centrales han señalado que "el conseller Maragall deberá escuchar y abrir un nuevo marco de negociaciones porque Cataluña se merece soluciones", y han asegurado "ser capaces de negociar el éxito de la huelga con responsabilidad".