Jueves, 14 de Febrero de 2008

Andalucía prohíbe las mascotas peligrosas y obliga a asegurar a los perros agresivos

Los propietarios de mascotas potencialmente peligrosas deben entregarlas a  las autoridades en seis meses o, en caso contrario, serán sancionados con multas de hasta 115.000 euros

EFE ·14/02/2008 - 19:27h

El nuevo de decreto sobre mascotas y animales domésticos potencialmente peligrosos, aprobado esta semana por el Gobierno andaluz, prohíbe la tenencia privada de especies que puedan atentar contra la salud y obliga a los dueños de perros agresivos a suscribir un seguro obligatorio.

La consejera de Gobernación, Evangelina Naranjo, ha destacado hoy en conferencia de prensa que estas normas, pioneras en su género en España, obliga a los propietarios de mascotas potencialmente peligrosas a entregarlas a las autoridades en seis meses y que, en caso contrario, serán sancionados con multas de hasta 115.000 euros.

Cocodrilos, caimanes y demás reptiles que, en estado adulto, alcancen los dos kilos de peso; así como los anfibios, artrópodos y peces venenosos o cuya mordedura pueda causar daños importantes a las personas están incluidos en esta normativa.

También se prohíbe la tenencia de primates y mamíferos de especies salvajes que en estado adulto superen los diez kilos de peso, un límite que baja a cinco kilos cuando se trata de especies carnívoras.

Estos animales únicamente podrán estar en instalaciones adecuadas autorizadas por la Junta de Andalucía.

Perros peligrosos  

Respecto a los perros peligrosos, sólo podrán transitar por la vía pública sujetos por personas mayores de edad, atados con una correa irrompible de un metro de longitud máxima y con bozal.

Además, estos animales no podrán entrar en los espacios públicos destinados al ocio o esparcimiento de los menores, ninguna persona podrá llevar más de uno y tendrá que llevar en todo momento la documentación del perro.

Se consideran perros peligrosos los Pit Bull Terrier, Staffordshire Bull Terrier o Rottweiler, entre otros

La Junta considera como perros peligrosos los de las razas Pit Bull Terrier, Staffordshire Bull Terrier, American Staffordshire Terrier, Rottweiler, Dogo Argentino, Fila Brasileño, Tosa Inu y Akita Inu, a las que ahora se suma el dóberman.

Los propietarios de estos perros tienen que obtener una licencia especial otorgada por el Ayuntamiento y cumplir requisitos como ser mayor de edad, tener capacidad física y aptitud psicológica, no haber sido condenado por delitos graves y suscribir un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros con una cobertura de, al menos, 175.000 euros.