Jueves, 14 de Febrero de 2008

El Gobierno serbio anula de forma anticipada la independencia de Kosovo

EFE ·14/02/2008 - 13:12h

EFE - Un hombre albanokosovar y su hijo tocan un mural gigante de la bandera nacional de Albania con el texto "Viva la independencia" en la ciudad de Kacanik, Kosovo, el pasado lunes.

El Gobierno serbio anuló hoy de forma anticipada la declaración unilateral de independencia de Kosovo, que los albano-kosovares esperan para el domingo o lunes próximos mientras se esmeran con gran afán en los preparativos.

La decisión del Ejecutivo serbio, liderado por el nacionalista Vojieslav Kostunica, deberá ser confirmada por el Parlamento a comienzos de la semana que viene.

Belgrado calificó la anunciada proclamación de independencia como una violación del derecho internacional y aseguró que la provincia de mayoría albanesa tiene garantizada tanto su soberanía como la integridad territorial por la Carta de la ONU y la Resolución 1.244 del Consejo de Seguridad.

Kosovo representa un 15 por ciento del territorio de Serbia y se encuentra bajo administración interina de la Naciones Unidas desde 1999.

Paralelamente a la anulación de la futura secesión, Belgrado advirtió de que la misión policial y judicial que la Unión Europea (UE) pretende enviar a Kosovo para sustituir a la administración de la ONU no puede hacerlo sin el visto bueno del Consejo de Seguridad.

La anulación de hoy se produce pocos días después de que el Gobierno serbio superara una seria crisis interna, que amenazaba con desencadenar elecciones anticipadas y desestabilizar el país.

Los dirigentes serbios dejaron de lado sus discrepancias respecto al proceso de acercamiento a la UE y se centraron en Kosovo.

La crisis en el seno del Gobierno -integrado por los partidos de Kostunica, y el presidente serbio, Boris Tadic, y sus respectivos aliados- surgió ante la oposición del primer ministro a firmar un acuerdo político y comercial interino con la UE mientras ésta se incline a favor de la independencia de Kosovo.

Según Kostunica, la firma de ese acuerdo representaría "de forma indirecta el reconocimiento de la independencia de Kosovo".

Tadic está a favor de la firma del documento con la UE, por considerar que el proceso de integración europea de Serbia constituye un asunto separado del estatuto de Kosovo.

Mientras, en Pristina, los líderes albanokosovares ultiman los preparativos para declarar la independencia, en coordinación con EEUU y la UE.

El presidente del Parlamento kosovar, Jakub Krasniqi, dijo hoy, en declaraciones a EFE, que los ciudadanos de Kosovo "están listos para celebrar la fiesta".

"Tras la proclamación de la independencia creo que muy pronto los países democráticos la van a reconocer", aseguró.

"La anulación de la independencia es nula para Kosovo. Ya han pasado los tiempos cuando Serbia ejercía violencia y genocidio en Kosovo", señaló el político albano-kosovar, que expresó su convicción de que no habrá disturbios, ya que "las instituciones de Kosovo han hecho una oferta seria, se han comprometido a respetar todos los derechos de las minorías, en particular de los serbios".

El primer ministro, Hashim Thaçi, dijo, por su parte, que Kosovo va a tener "festejos dignos, para transmitir al mundo democrático el mensaje de que este pueblo sabe controlar sus emociones durante esta decisión histórica".

Al mismo tiempo, calificó como "crisis nacional" los continuos cortes de electricidad que se produjeron hoy en Pristina y el resto del país, que los vinculó con "actos de sabotajes".

"Como resultado de la corrupción, Kosovo se encuentra en la oscuridad en la víspera de su independencia", se lamentó el ex líder guerrillero.

Durante el día de hoy, los relojes parecían haberse parado en Pristina, donde muchos ciudadanos abandonaron sus actividades cotidianas para dedicarse a preparar la celebración del gran Día de la Independencia.

"Ver a nacer a un bebé después de nueve meses es una gran alegría e imagínate qué contentos estamos en estos momentos del nacimiento de nuestro Estado que lo esperamos hace siglos", dijo a Efe un hombre llamado Ahmet en Pristina, donde se respiran aires de independencia y se disparan los rumores, como el que adelanta incluso para el mañana sábado el anuncio de la secesión.

Los hoteles están llenos de periodistas extranjeros y por las calles se ven anuncios y carteles en los que predominaba la palabra "Independence".

Se calcula que unos 200.000 albaneses, provenientes principalmente de la vecina Albania y Macedonia, se sumen este fin de semana al medio millón de habitantes de la ciudad.

Las autoridades del aeropuerto de Pristina han informado de un aumento del 26 por ciento en el flujo de pasajeros llegados de fuera de la provincia, frente a las cifras del mismo período de 2007.

En Kosovo viven unos 100.000 serbios repartidos en enclaves y en la ciudad norteña de Mitrovica, contigua a Serbia, que rechaza la secesión de la provincia, con el apoyo de Rusia, con la que ha forzado la reunión hoy mismo del Consejo de Seguridad de la ONU.