Jueves, 14 de Febrero de 2008

Musharraf promete la "madre de todas las elecciones" el día 18

EFE ·14/02/2008 - 13:28h

EFE - El co-presidente del Partido Popular de Pakistán (PPP) y viudo de Benazir Bhutto, Asif Ali Zardari (i).

El presidente paquistaní Pervez Musharraf, calificó hoy la cita del día 18 como "la madre de todas las elecciones" en Pakistán y advirtió a la oposición de que no tolerará protestas por un supuesto fraude electoral.

Musharraf admitió que Pakistán se juega su reputación en las elecciones generales del próximo lunes y garantizó a su nación que serán democráticas, aunque se celebran en un contexto de violencia y constantes atentados.

"Pese a todos los rumores, insinuaciones y todo tipo de aprensiones, estas elecciones será libres, justas, transparentes y pacíficas", mantuvo el presidente en su discurso en un seminario organizado por el Ministerio de Información.

El mundo "nos está observando, nuestro prestigio nacional, la paz y la armonía están en juego, nuestro futuro está en juego", declaró el presidente.

Tras conminar a los paquistaníes a acudir a las elecciones para "derrotar a las fuerzas extremistas", Musharraf pidió a los candidatos políticos que acepten los resultados con elegancia.

En su intervención, transmitida por las cadenas paquistaníes, el presidente advirtió a los líderes políticos de que el Gobierno "no permitirá" ningún tipo de "agitación" después de las elecciones.

El Partido Popular de Pakistán (PPP) que lidera el viudo de la asesinada Benazir Bhutto, Asif Alí Zardari, y la también opositora Liga Musulmana de Nawaz Sharif (PML-N) han amenazado con protestas si se produce, como temen, un fraude electoral.

Tanto la Unión Europea como EEUU han expresado sus dudas sobre la transparencia de estos comicios.

La secretaria norteamericana de Estado, Condoleeza Rice, destacó ayer miércoles que los paquistaníes se juegan mucho el día 18 y que el Gobierno tiene que conseguir "inspirar confianza" para que los ciudadanos acudan a votar.

A sólo cuatro días de la votación, Zardari compareció hoy en su primer gran acto público de toda la campaña y escogió para hacerlo una de las principales ciudades de la provincia del Punjab, la más poblada y desarrollada de Pakistán y banco de votos de la PML-N y del partido gobernante.

Protegido por una urna de cristal y separado de los miles de simpatizantes que acudieron al mitin en Faisalabad por decenas de metros de cordón policial y una elevada valla de palos de bambú y alambre de espino, Zardari quiso ganarse a las gentes del Punjab, que dijo están tan "oprimidas" como las del resto del país.

"Benazir quería servir a los pobres y yo completaré su misión", prometió el líder del PPP, quien empezó su discurso en punjabi antes de pasar al urdu (idioma de India y Pakistán).

El PPP, que tiene su feudo en la provincia sudoriental de Sindh, se presenta ante el electorado paquistaní como el único con vocación nacional, en un país con un mapa político dividido por líneas provinciales y étnicas.

Ante la ausencia de encuestas nacionales, los medios están difundiendo estos días sondeos efectuados por extranjeros, como el norteamericano Instituto Internacional Republicano (IRI), que reflejan una gran desconfianza en el régimen de Musharraf.

Según la encuesta del IRI, efectuada a finales de enero, el 75 por ciento de los consultados quieren que Musharraf dimita y un 79 por ciento considerarán que ha habido fraude si gana los comicios la gubernamental Liga Musulmana-Q (PML-Q).

Además, un 58 por ciento se declaró dispuesto a salir a las calles a protestar en caso de fraude.

De acuerdo con este sondeo, la victoria electoral será del PPP con el 50 por ciento de los votos, seguido de la PML-N con el 22, mientras la PML-Q sólo obtiene sólo el 14 por ciento.

Otra encuesta hecha pública hoy por la cadena británica BBC refleja que sólo un 44 por ciento de los paquistaníes cree que los comicios del lunes serán limpios y que casi dos tercios piensan que Pakistán recuperará la estabilidad si Musharraf dimite.

El presidente se dirigió hoy a todas las "organizaciones extranjeras" que están haciendo encuestas para advertirles de que "están jugando con la paz del mundo".