Jueves, 14 de Febrero de 2008

El príncipe de Gales llama a afrontar el cambio climático como "una guerra"

EFE ·14/02/2008 - 14:39h

EFE - El Prícipe Carlos de Inglaterra, (I) y su esposa Camilla (D), duquesa de Cornwall.

El príncipe Carlos de Inglaterra abogó hoy, en un discurso ante el Parlamento Europeo, por realizar una movilización mundial contra el cambio climático, cuyos potenciales efectos devastadores comparó con los de un gran conflicto bélico.

"El reloj del cambio climático cada vez se acelera más y no estamos reaccionando lo suficientemente rápido", advirtió el príncipe de Gales, en una comparecencia ante la Comisión del Parlamento Europeo que busca soluciones al calentamiento global.

"Necesitamos ser valientes y revolucionarios al afrontarlo, porque de lo contrario es bastante probable que sea una catástrofe para todos, en especial para lo más pobres. En este sentido, es sin duda comparable a una guerra. Y la cuestión es si, como comunidad mundial, tenemos la resolución para entrar en combate", alertó.

En su discurso, que se prolongó durante más de media hora y fue muy aplaudido desde los escaños, donde había una alta presencia de diputados británicos, el heredero de la corona británica recordó que lleva 20 años implicado en el problema del clima y dio por sentado el error de quienes aún dudan del fenómeno.

"Lo que ahora me parece importante es que algunos de los efectos están ocurriendo al doble de velocidad de que lo que pensábamos hace unos años", dijo el Príncipe. "Nos acercamos sin verlo al borde del abismo", alertó.

Admitió que la demanda cada vez mayor de abastecimiento energético y alimenticio dificultan la lucha contra el efecto invernadero, pero consideró que la ciudadanía y las empresas privadas están dispuestas a "cambiar su estilo de vida" si hay un auténtico liderazgo en este sentido por parte de los gobiernos.

"Algunos de los líderes del sector privado más poderosos del mundo están más avanzados que los políticos", sostuvo.

Celebró las propuestas de la Comisión Europea de reducir durante la próxima década en un 20 por ciento las emisiones de dióxido de carbono con respecto a los niveles de 1990 y aumentar hasta esa misma proporción el uso de energías renovables en la UE.

Pero consideró que son necesarios más esfuerzos.

"El liderazgo nunca ha sido más necesario en la historia", razonó. "Ciertamente este es el momento de la historia para el cual la Unión Europea fue creada. Y no puede dejarse pasar", apuntó.

El príncipe hizo especial hincapié en la necesidad de prevenir la deforestación del Amazonas y pidió apoyo para su iniciativa de encauzar fondos privados y públicos para compensar a los países tropicales por el mantenimiento de estos pulmones del planeta.

"La vida de miles de millones de personas depende de su respuesta. Y ninguno de nosotros será perdonado por sus hijos y nietos si fracasamos en esta tarea", concluyó.