Jueves, 14 de Febrero de 2008

Solbes ve "contradicción de base" en la entrada de grupos públicos extranjeros

EUROPA PRESS ·14/02/2008 - 13:45h

El vicepresidente segundo y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, ha dicho que percibe "contradicciones de base" en la política energética de la Unión Europea, en la que se permite a compañías públicas extranjeras realizar operaciones transfronterizas sin que otros grupo privados puedan beneficiarse de estas ventajas en condiciones de igualdad.

Al ser preguntado en un desayuno organizado por el Fórum Europa sobre la posible entrada de EDF en Iberdrola, Solbes consideró que existen "dos factores de legislación vigente" en la UE que "plantean dificultad" y una "contradicción importantísima".

"Por una parte, el Tratado Europeo dice que las empresas pueden ser de capital público o de capital privado", y que pueden competir en el mercado sin dificultad mientras no haya ayudas públicas.

"En pura teoría" 

Este principio "en pura teoría suena bien", pero al mismo tiempo la legislación comunitaria permite que una empresa privada pueda ser comprada, mientras que una empresa de capital público "no está en el mercado" y no se ve sometida a esa incertidumbre, indicó.

Solbes recalcó que, mientras en Europa conviven grupos públicos y privados, ni siquiera se ha desarrollado un mercado energético único. "Al mismo tiempo, sí tenemos un mercado que es único en Europa, que es el de las fusiones y adquisiciones", añadió.

Esta situación conduce, a juicio del ministro, a la "paradoja" de que las empresas estatales que se encuentran en "una posición muy reforzada" pueden "entrar en el mercado de los otros, sin que suceda lo contrario".

Junto a esto, algunos países como España o Reino Unido han potenciado el modelo de la separación de actividades mediante el 'unbundling', lo que no ocurre en buena parte de Europa, donde hay "empresas propietarias de todo el sistema", añadió Solbes antes de concluir que "las reglas del juego no son exactas".

Situación "complicada y difícil"

En estas circunstancias, el ministro reconoció que la situación del modelo energético español es "complicada y difícil", ya que no parece "ni carne ni pescado".

Su diseño reúne elementos parecidos al modelo británico, pero también "grandes empresas, pero no tan grandes" como las de otros países, señaló. "Estamos en una situación bastante complicada y bastante difícil", reconoció.

Por esto motivo, dijo que está pendiente una "reflexión sobre el modelo europeo o español", y recordó que, a nivel nacional, se parte del "mal arranque" del proceso de privatización sin que se haya tenido en cuenta antes si se querían potenciar "campeones nacionales".

Noticias Relacionadas