Jueves, 14 de Febrero de 2008

Marsans centra sus esfuerzos en Air Comet tras retirar la puja por Spanair

EFE ·14/02/2008 - 13:45h

EFE - Edificio del Grupo Marsans en el Parque Empresarial Juan Carlos I, de Madrid.

Marsans piensa centrar sus esfuerzos en un desarrollo "más agresivo" de la aerolínea Air Comet, que pertenece a este grupo presidido por Gonzalo Pascual, tras retirarse de la puja por Spanair, indicó hoy a Efe un portavoz de la sociedad.

La decisión de Marsans, anunciada ayer, de no presentar una oferta ante SAS, dueña de Spanair, se basa en la situación del mercado y de la estrategia definida por el grupo escandinavo, así como en el deseo de Pascual de no entrar en una "subasta".

El portavoz añadió que "no se ha producido una reciprocidad en el trato de Marsans con SAS" tras la compra del capital que tenían Pascual y su socio Gerardo Díaz en Spanair, que fue vendido a los escandinavos en su totalidad el pasado junio.

El grupo turístico español esperaba "otro trato" al que "hemos recibido por parte de SAS", y no "teníamos la idea de entrar en una subasta por Spanair", por lo que ante esa situación, "nos hemos retirado".

El proyecto de desarrollo que tenía previsto crear un "hub" (centro de distribución) en Barcelona para Spanair, puede ser a medio plazo aprovechado por Air Comet, en una estrategia nueva que se preocuparía de la situación que derivase de la actuación del nuevo tren de alta velocidad que une Madrid con la Ciudad Condal, indicó la misma fuente.

Según fuentes del sector consultadas por Efe, la retirada del Grupo Marsans, que cuenta con Aerolíneas Argentinas y Air Comet, deja libre el camino a Iberia, que podría aprovechar a su franquiciada Air Nostrum para realizar la operación.

Aunque en el diario de información económica Expansión se habla de que Iberia ha encargado a la consultora Deloitte que analice los libros de Spanair, fuentes de Iberia indicaron a Efe que la postura oficial de la compañía es que "aún no hay ningún tipo de decisión tomada al respecto".

Spanair fue fundada hace más de veinte años por Gonzalo Pascual, Gerardo Díaz (dueños del grupo Marsans) y Christer Sandahl (Grupo SAS), pasando de ser una compañía chárter con dos aviones en el comienzo de sus operaciones a operar más de sesenta.

En 2003 Gonzalo Pascual y Gerardo Díaz vendieron el 94,9 por ciento de Spanair a SAS, reservándose el 5,1 por ciento, y los puestos de presidente y consejero delegado en la aerolínea española.

Ambos socios decidieron vender el pasado junio su participación a SAS, ante el anuncio de esta aerolínea de llevar a cabo una desinversión en toda aquella empresa que no estuviese orientada al área escandinava.