Jueves, 14 de Febrero de 2008

Leganés sale a la calle para que Lamela dimita

Unas 11.000 personas se manifiestan en apoyo al Severo Ochoa

VANESSA PI ·14/02/2008 - 09:04h

Luis Montes, en un Pleno de la Asamblea de Madrid. EFE

Volverán a salir a la calle hasta que el ex consejero de Sanidad, Manuel Lamela, dimita. Por eso, 11.000 personas, según la Policía nacional y Municipal, se manifestaron hoy por la tarde en Leganés. "Lamela dimisión" fue la consigna más coreada, aderezada con eslógans directos en contra de la gestión de la Sanidad Pública por parte del gobierno de Esperanza Aguirre.

Los manifestantes, convocados por la Federación de Asociaciones de Vecinos de Madrid y la Asociación en Defensa del Severo Ochoa también reclamaron que el doctor Luis Montes y sus compañeros de las Urgencias del Severo Ochoa, represaliados en 2005, vuelvan a sus puestos.
Aguirre lo prometió si se demostraba que no mataron a pacientes con sedaciones excesivas. En julio de 2007 la Justicia estimó que los médicos no asesinaron a nadie y el mes pasado dio carpetazo al caso, asegurando que ni siquiera hubo mala praxis.

Continuarán "luchando"

Montes aseguró que aún le queda cuerda para conseguir el objetivo "del primer día", la dimisión de Lamela. Los manifestantes no le fallaron y mientras se dirigía al público, al fin de la manifestación, frente al Severo Ochoa, no dejaban de corear su nombre. El día 19 volverán a salir a la calle, esta vez en Madrid.

El secretario general del PSOE madrileño, Tomás Gómez, el portavoz de IU en el Ayuntamiento de Madrid, Ángel Pérez, o el Secretario General del Partido Comunista, Paco Frutos, se unieron a la marcha para denunciar que la Comunidad orquestó el caso para ocultar su plan de desmantelar la Sanidad Pública.

También denunciaron la campaña de desprestigio que encabezaron medios "afines al Gobierno de Madrid", como la COPE. Montes y otros 11 profesionales que trabajaban en Urgencias presentaron dos querellas contra la emisora de los obispos por un delito de injurias y calumnias. Por otra parte, pusieron otro ejemplo del acoso y derribo a la Sanidad Pública, el reciente cese del responsable del Instituto Psiquiátrico José Germain de Leganés.

"Hay que luchar hasta el final", así alentó a Montes una vecina de Leganés al fin de la marcha. "Usted ayudó a morir a mi madre, le estoy muy agradecida", le dijo, cogiéndole del brazo. Montes sonrió.

Aguirre mantiene que no repondrá a Montes


Para Esperanza Aguirre bastan unos meses para olvidar una promesa. Hoy ha vuelto a repetir en una entrevista a la Cadena Ser lo que de forma directa o indirecta han ido soltando los miembros de su Gobierno desde que se cerrara de forma definitiva el ya conocido como ‘caso Lamela’: “No repondré a Montes”.

En abril, antes de las elecciones municipales y regionales en las que salió reelegida, Aguirre aseguró que si se demostraba que Lamela destituyó a Montes sin razones, éste volvería a coordinar las Urgencias del Severo Ochoa. Resuelta esa condición, Aguirre explicó que el puesto es “de libre designación”. Pero dejó caer, como aquel que no quiere la cosa, que con Montes a la cabeza, “morían en proporción más pacientes en las Urgencias de Leganés”.

Los médicos afectados explican que ahora a los enfermos en estado terminal se les sube a planta. El diputado regional del PSOE Lucas Fernández, aseguró ayer que en el Severo Ochoa no hay una unidad de Cuidados Paliativos sino un servicio de Medicina Interna que funciona de ocho de la mañana a tres de la tarde. Fernández aseguró que los enfermos terminales en Leganés sólo pueden morir en ese horario. 

Noticias Relacionadas