Jueves, 14 de Febrero de 2008

Bremen y Marsella sentencian su eliminatoria con goleadas

EFE ·14/02/2008 - 00:54h

EFE - El portero del Sporting de Braga Paulo Santos no puede detener un remate por parte de Daniel Jensen, del Werder Bremen, durante el partido de la ronda de 32 de la Copa de la Uefa, en el estadio Weser de Bremen (Alemania).

Werder Bremen y el Olympique Marsella, prácticamente, sentenciaron su pase a los octavos de final de la Copa de la UEFA, con sendas goleadas por 3-0 sobre el Sporting Braga portugués y el Spartak Moscú, respectivamente.

El brasileño Naldo (m.5), el ex jugador danés del Real Murcia Daniel Jensen (m.27) y el portugués Hugo Almeida (m.95 de penalti), lograron los tantos del Bremen, que llega a la UEFA procedente de la Liga de Campeones, tras acabar tercero en el grupo del Real Madrid.

El Marsella, otro desheredado de la Copa de Europa, tampoco debe tener problemas para superar esta ronda, tras lo visto en el Velodrome, donde pasada la hora de juego acabó con las dudas, gracias a los tantos de Benoit Cheyrou (m.62), Taye Taiwo (m.68) y Mamadou Niang (m.79).

El PSV Eindhoven y, sobre todo, el Everton están, asimismo, muy cerca de los octavos.

El conjunto holandés se impuso al Helsinborgs sueco de Henrik Larsson por 2-0, gracias a los tantos del belga Timmy Simmons (m.7 de penalti) y del australiano Danko Lazovic (m.33).

El Everton no necesitó el concurso del español Mikel Arteta para derrotar a domicilio al Brann noruego, con goles de Leon Osman y Victor Anichebe.

Getafe y Villarreal, los dos equipos españoles que jugaron hoy, dejaron la puerta abierta a la clasificación, pero regresan de Grecia y San Petersburgo con la seguridad de que pudieron lograr mejores resultados.

El Getafe se despidió de Atenas con la sensación de haber perdido una gran ocasión de dejar casi sentenciada la eliminatoria ante el AEK (1-1).

El equipo de Michael Laudrup tuvo la victoria en la mano, después de adelantarse con un tanto de Rubén de la Red (m.87), pero un despiste defensivo, en el tiempo de prolongación permitió que el argentino Ismael Blanco lograse el empate, cuando nadie creía en él.

El Getafe, el único equipo español, junto al Barcelona, que sigue vivo en tres competiciones supo aprovecharse de la mala situación de un equipo que, la víspera, despidió a su entrenador, el español Lorenzo Serra Ferrer.

Con Serra Ferrer, el AEK había perdido contra el Sevilla, en la previa de la Liga de Campeones, y ante el Villarreal, en la fase de grupos de la UEFA. El Getafe se encargó de demostrar que no el técnico mallorquín no era el culpable, porque también regresó de Atenas con un resultado que le permite albergar esperanzas.

Lo hizo, además, condicionado por la lesión de Jaime Gavilán, que tuvo que ser trasladado a un hospital tras doblarse el cuello en la caída, después de chocar contra un rival.

Peor le fue al Villarreal en San Petersburgo, donde tuvo ocasiones para adelantarse en el primer tiempo, sobre todo por medio del turco Nihat Kahveci, pero perdió por el único error del meta Diego López, que calculó mal una salida y permitió que Pavel Pogrebnyak anotase un tanto (m.62) que aumenta a 22 partidos local la racha invicta como local del Zenit.

En Estambul, el Galatasaray y el Bayer Leverkusen firmaron un empate sin goles que parece beneficiar más al equipo alemán, un conjunto en alza que se ha enganchado, incluso, a la lucha por la Bundesliga.

El Rangers, con Carlos Cuéllar y Nacho Novo en el conjunto titular, tampoco pudo deshacer el empate inicial, en Glasgow, contra el Panathinaikos.

El Anderlecht belga, mientras, deshizo la igualada contra el Girondins Burdeos en el minuto 94, gracias a un tanto de Mbo Mpenza.

El conjunto francés que dirige Laurent Blanc se adelantó en el el minuto 69, con un penalti de Jussié tras una falta dudosa de Juhasz sobre el argentino Fernando Cavenaghi.

El Anderlecht reaccionó y empató diez minutos después, con una gran volea de Jan Polak y logró la victoria en el último momento, cuando Mbo Mpenza aprovechó un error de la defensa del Burdeos.