Miércoles, 13 de Febrero de 2008

Los dinosaurios que reinaron en el sur

Hallan los restos de dos grandes carnívoros que vivieron en África

DANIEL MEDIAVILLA ·13/02/2008 - 21:37h

Todd Marshall - Representación del ‘Eocarcharia dinops’.

Si los dinosaurios hubiesen sido amantes de la fama, con seguridad envidiarían al tiranosaurio. Estos carnívoros grandullones de mandíbulas descomunales, además de tener unas condiciones físicas espectaculares, se fueron a morir en el lugar adecuado, en EEUU. Los paleontólogos, novelistas y cineastas del país se encargaron de darles a conocer y ponerles a la cabeza de los tipos malos del jurásico.

Sin embargo, en un territorio menos conocido, sobre el supercontinente conocido como Gondwana, hace 110 millones de años, también caminaron dinosaurios que merecen su minuto de gloria. Uno de ellos es el Eocarcharia dinops, también conocido por el pomposo apelativo de “tiburón de ojos fieros del alba”, debido a sus afilados dientes y sus cejas prominentes y huesudas. Según publican investigadores de la Universidad de Chicago (EEUU) en la revista Acta Paleontologica Polonica estos cazadores carnívoros dieron origen a los mayores depredadores de los continentes meridionales, animales que igualaron e incluso superaron el tamaño del legendario tiranosaurio.

Hiena de dos patas
Junto a este matador de algo más de siete metros de largo, los investigadores descubrieron en 2000, en un yacimiento del desierto del Sáhara, otro gran consumidor de carne. Se trata del Kryptops palaios, o “vieja cara oculta”, así llamado por la cobertura callosa que cubría casi todo su rostro. El investigador de la Universidad de Bristol (Reino Unido) y coautor del estudio, Stephen Brusatte, afirmó que la mejor forma de imaginar a estos animales sería pensar en una “rápida hiena de dos patas royendo y despedazando un cadáver”.Como otros dinosaurios del mismo grupo (llamados abelisauridos) que vivieron en las actuales India y América del Sur, los Kryptops tenían mandíbulas cortas y acorazadas y dientes pequeños, que les capacitaban más para engullir entrañas y roer carroña que para morder animales vivos. Los científicos afirman que este dinosaurio, de un tamaño similar al Eocarcharia, también comía grandes cantidades de carne.

Peculiares carnívoros
Los autores del estudio afirman que los nuevos fósiles proporcionarán información sobre los momentos iniciales de la evolución de varios de los extraños carnívoros que poblaron Gondwana, el continente del que luego surgieron África, India o América del Sur. Además, según indica el paleontólogo y coautor del estudio Paul Sereno, la investigación servirá para ampliar la visión que se tiene sobre los grandes dinosaurios carnívoros. “En la cultura popular, el T-rex se ha convertido en un elemento tan esencial del cretácico que la mayor parte de la gente no se da cuenta de que ningún tiranosaurio puso pie jamás en los continentes del sur”, afirmó Sereno.

La región del Sáhara donde se han encontrado los fósiles de estos dos dinosaurios, en el actual Níger, era hace más de 100 millones de años un vergel pantanoso. Entonces, carnívoros como el Kryptops o el Eocarcharia hacían la tarea que en el norte ejercieron los antepasados del T-rex. Se alimentaron de otros dinosaurios, como el gran herbívoro de cuello alargado Nigersaurus, y compartieron contienente con otros carnívoros, como el Suchomimus, que se alimentaba de peces, o el cocodrilo gigante Sarcosuchus.

Los dinosaurios descubiertos en esta región del Sáhara por el mismo grupo de investigadores que ahora presenta las dos nuevas especies han servido también para conocer mejor cómo y cuándo se separaron África, América del Sur e India.

Noticias Relacionadas