Miércoles, 13 de Febrero de 2008

Los alumnos ingleses quedarán fichados de por vida en Internet

El Gobierno británico abre un registro que recogerá las notas de cada escolar

LOURDES GÓMEZ ·13/02/2008 - 21:27h

Una base de datos almacenará permanentemente los datos personales y académicos de todos los jóvenes matriculados en las escuelas inglesas. A los 14 años, el estudiante quedará fichado de por vida en un portal informático que trata de agilizar el intercambio de información entre las autoridades y centros de formación académica y profesional.

Esta iniciativa del Gobierno británico debería facilitar también la contratación laboral de los graduados. Sin embargo, muchos la ven como una herramienta de control similar al Documento Nacional de Identidad. En Reino Unido no existe el DNI y hay una gran oposición en contra de su introducción, como pretende el Ejecutivo laborista.

A cada alumno se le asignará un número o clave de acceso a la base de datos. En su ficha se registrarán los datos personales y académicos, incluidas las calificaciones, que se actualizarán periódicamente. Las instituciones que participan en el programa -desde colegios al instituto regulador de los exámenes y la agencia de créditos estudiantiles- pondrán consultar en línea los datos registrados.

Al solicitar empleo, el estudiante podrá restringir el acceso de las empresas a todo o parte del currículum volcado en Internet. La base de datos debería estar activa en otoño con las fichas de los escolares ingleses. La iniciativa podría extenderse en un futuro a Gales, Escocia e Irlanda del Norte, donde el sistema educativo depende de sus Gobiernos autonómicos. Desconfianza general

El archivo escolar se lanza hoy en un ambiente poco propicio para ser bien recibido. El Gobierno se resiente de continuos fallos técnicos en proyectos informáticos de gran escala y de errores humanos que han causado la pérdida de datos bancarios de millones de familias y la desaparición de solicitudes de permisos de conducir.

Pocos confían en las agencias gubernamentales para el control de su información personal. A las críticas se unen, además, los recelos de que quienes sospechan que la base de datos será contraproducente a largo plazo para el propio estudiante y de quienes temen que su contenido se volcará en un futuro registro informatizado del DNI.