Miércoles, 13 de Febrero de 2008

Un hombre libera a varios niños y una maestra en Calabria tras un secuestro de seis horas

El secuestrador ha estado toda la mañana encerrado en una guardería con diez pequeños y una profesora como rehenes. Un grupo de policías ha asaltado el local y ha conseguido reducirlo. 

EFE ·13/02/2008 - 16:54h

La maestra de la guardería es consolada por otras mujeres tras el secuestro de seis horas sufrido por ella y por los niños que tenía a su cargo. AFP

El hombre que hoy se encerró en una guardería de la localidad italiana de Regio Calabria, en el sur de Italia, con una decena de niños y una maestra como rehenes se ha rendido, después de que agentes de policía accedieran al local por una puerta lateral, según informaron medios locales. La maestra y los niños que aún permanecían en el interior de la guardería, después de que el secuestrador dejara salir a cinco en las últimas horas, se encuentran bien.

Los agentes entraron por un acceso lateral de la guardería "Il Girotondo" y obligaron a rendirse a Cristian Familiari, de 32 años, que se encerró esta mañana con los pequeños y su maestra armado con un pequeño cuchillo. Familiari fue sacado por los agentes de la guardería e introducido en un automóvil, en medio de los gritos contra él de numerosas personas que se habían reunido en la inmediaciones del lugar de los hechos.

El individuo conversó a lo largo de toda la mañana con autoridades locales y algunos de sus familiares, tras lo que dejó salir, uno por uno, a cinco niños. Posteriormente, según la agencia Agi, siguió hablando con un carabinero (policía militarizada), quien casi le había convencido para que depusiera su actitud, momento en el que los agentes entraron en el local de la guardería y le redujeron.

¿Por una expropiación de tierras? 

El secuestro ha durado casi seis horas, desde que esta mañana Familiari lograra entrar en la guardería donde amenazó a la maestra y los pequeños.

El gesto de Familiari podría ser una forma de llamar la atención sobre un problema ligado a la expropiación de unas tierras de la familia, según explicó un hermano suyo. En imágenes ofrecidas por la cadena de televisión pública RAI, filmadas desde el exterior de la guardería a través de un cristal roto, se pudo ver al hombre que gritaba: "quiero que me devuelvan mi dignidad, quiero poder volver a abrir mis negocios".

Una vez conocida la situación en la guardería, agentes de la Policía de Estado se desplegaron por sus inmediaciones, que sobrevuela un helicóptero, mientras padres de los niños y curiosos se agolpaban en la zona.