Domingo, 7 de Octubre de 2007

Garzón envía a la cárcel a la cúpula de Batasuna

Ordena el ingreso en prisión de 17 líderes del ilegalizado partido e impone fianzas a otros cuatro

ÁNGELES VÁZQUEZ ·07/10/2007 - 22:48h

El juez Baltasar Garzón, a su llegada a la Audiencia Nacional. EFE

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón decretó ayer, conforme al criterio del Ministerio Fiscal, el ingreso en prisión incondicional de 17 de los 23 dirigentes de Batasuna (16 de ellos miembros de su actual Mesa Nacional) arrestados el jueves en la localidad guipuzcoana de Segura, donde celebraban una reunión de la formación ilegalizada.

En su auto de prisión, de 80 páginas, el magistrado afirma que Batasuna "actúa con vocación fagocitadora y depredadora de la izquierda abertzale" y que "su tendencia expansiva" se produce "bajo los auspicios de ETA". También destaca que, tras la ruptura del alto el fuego, los líderes de Batasuna "han interiorizado" el esquema de enfrentamiento de la banda armada tras romper el alto el fuego.

El juez dejó en libertad a los vecinos de Segura Ibon Berasategi y Javier Albizu. Ni ellos ni los otros arrestados quisieron declarar ante el magistrado.

Además, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 dejó en libertad bajo fianza de 24.000 euros al miembro de la Mesa Nacional de Batasuna Patxi Urrutia, para quien el Ministerio Público también pidió prisión. Es el único dirigente actual que no ha sido encarcelado, decisión en la que influsó su estado de salud y su avanzada edad. También fijó fianzas de 10.000 euros, como solicitaron los fiscales Juan Moral y Carlos Bautista, para Egoitz Apaolaza y a los miembros franceses de la actual Mesa Haizpea Abrisqueta y Jean Claude Aguerre.

A los cuatro se les imputa un delito de integración en la organización terrorista ETA, al igual que a ocho de los 17 detenidos encarcelados.

Reiteración

Los otros ocho, como ya estaban acusados de este delito en distintos sumarios contra el entorno de ETA, han sido acusado de reiteración delictiva, ya que Batasuna se encuentra suspendida de actividades por orden del propio Garzón e ilegalizada por el Tribunal Supremo desde marzo de 2003.

Entre ellos se encuentran los miembros de la actual dirección de la formación ilegal Joseba Permach, Rufino Etxeberria, Juan Cruz Aldasoro y Juan José Petrikorena. Están encausados en el sumario contra la financiación de ETA a través de las herriko tabernas, controladas por Batasuna. Su caso es similar al de Joseba Alvarez, en prisión desde el viernes, por las reuniones de la formación en las que ha participado y la manifestación de Gestoras pro Amnistía del 9 de septiembre en San Sebastián, marcha por la que también ingresó en la cárcel en septiembre Juan María Olano.

En su caso y en el de los demás ya procesados en otras causas, el juez de la Audiencia Nacional explica que esta circunstancia no permite permanecer inerme ante sus acciones presuntamente delictivas, porque si no, se convertiría en "una especie de patente de corso" que autorizaría que siguieran delinquiendo, teniendo en cuenta el recrudecimiento de la kale borroka.

 

Noticias Relacionadas