Miércoles, 13 de Febrero de 2008

Rusia no impondrá sanciones a los países de la UE que reconozcan a Kosovo

EFE ·13/02/2008 - 16:52h

EFE - El alto representante comunitario de Política Exterior y Seguridad Común, Javier Solana (i), el ministro de Exteriores esloveno, Dimitri Rupel (c), y la comisaria europea de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero Waldner (d), hoy en Kranj (Eslovenia) en la reunión de la troika de la Unión Europea con la Federación Rusa.

El ministro de Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, subrayó hoy en Brdo su satisfacción por la cooperación acordada con la "troika" de la UE y negó que su país vaya a imponer sanciones a los países que reconozcan la anunciada independencia de Kosovo.

"Rusia no tiene en su repertorio político ningún tipo de medidas para castigar a nadie, pero consideramos que la proclamación de la independencia de Kosovo y su reconocimiento sería un error", declaró.

Lavrov se pronunció de este modo en rueda de prensa en Eslovenia, después de conversar con el Alto representante de la UE para la Política Exterior y de Seguridad Común, Javier Solana, la Comisaria Europea de Relaciones Exteriores y la Política de Vecindad, Benita Ferrero-Waldner, y el secretario de Estado francés del Ministerio de Asuntos Exteriores y Europeos, Jean-Pierre Jouyet.

Tras reiterar las posturas rusas de que la independencia de Kosovo sería contraria al derecho internacional, al Acta final de Helsinki y a las decisiones de la ONU, añadió que Rusia ha apoyado por estas razones la demanda de Serbia de una sesión del Consejo de Seguridad sobre la provincia serbia de mayoría albanesa.

"No somos del todo optimistas -dijo- respecto a la sesión de mañana, pero debimos recurrir al Consejo de Seguridad, porque es el responsable de la seguridad internacional, que ha trazado los parámetros de la solución para Kosovo, que algunos están tratando de pasar por alto y socavar unilateralmente".

Lavrov opinó que la continuación de las negociaciones entre los serbios y los albano-kosovares serían posibles "si no hubiera otros que llevan a estos últimos de la mano y les prometen la independencia".

Sin embargo, el ministro ruso dijo que el problema de Kosovo fue tratado hoy en Brdo entre él y la "troika" europea "como entre amigos que tratan de entenderse uno al otro" y expresó satisfacción por muchas otras cuestiones abordadas.

Entre éstas destacó la disposición de la UE de empezar próximamente las negociaciones sobre la prórroga del acuerdo de asociación y cooperación entre Rusia y la UE que entró en vigor en diciembre de 1997 por un período de 10 años.

También destacó el diálogo sobre energía y transportes, la promesa de la UE de no oponer trabas a la entrada de Rusia en la Organización Mundial de Comercio (OMC), de negociar sobre la liberalización de los visados para ciudadanos rusos y su tránsito más fácil por la "zona Schengen".

Solana, Ferrero-Waldner y el ministro esloveno de Asuntos Exteriores, Dimitri Rupel, expresaron su satisfacción por las conversaciones celebradas hoy con el ministro ruso y por la continuación de la cooperación acordada.

"Han sido unas conversaciones amistosas y sinceras, en las que tampoco se evitaron problemas", evaluó Rupel, como titular de la diplomacia de Eslovenia, país que preside la UE en el primer semestre de 2008.

Solana también calificó la reunión como "muy buena" y subrayó lo que estimó "una constructiva conversación" con Lavrov sobre Oriente Próximo, Chad, Sudán y la región de Darfur y Moldavia.

Por su parte, Ferrero-Waldner recalcó la "postura muy constructiva" de Rusia respecto a las negociaciones sobre el renovado acuerdo de cooperación entre la UE y Moscú.

A la pregunta de los periodistas sobre el posible reconocimiento de la independencia de Kosovo por parte de la UE, después de que ésta sea proclamada probablemente este domingo, Rupel respondió en nombre de la UE que "no quiere considerar la hipótesis".