Domingo, 7 de Octubre de 2007

Hasta 1.000 sin papeles llegan en un mes al litoral andaluz

Interceptadas once pateras con 176 inmigrantes en Almería y Cádiz

ALICIA GUTIÉRREZ ·07/10/2007 - 21:08h

EFE - Dos de los inmigrantes detenidos ayer por la Guardia Civil en Almería. / EFE

Once pateras con 176 inmigrantes a bordo, todos ellos procedentes de Argelia y Marruecos y entre los que viajaban varios menores y una mujer, fueron interceptadas durante la tarde del sábado y la madrugada de ayer frente a las costas de Almería y Cádiz.

Con esta nueva oleada,una de las mayores del año según la Guardia Civil, se eleva a casi 1.000 el número de sin papeles detenidos en el último mes cuando intentaban alcanzar el litoral andaluz. También ayer, otros dos inmigrantes que nadaban en alta mar fueron rescatados por un pesquero en Carboneras (Almería). Y en Tarifa (Cádiz) fue hallado en los bajos de un camión un adolescente con hipotermia.

El mayor desembarco se produjo en Almería, a donde llegaron 113 personas repartidas en nueve embarcaciones. Las mafias han ido progresivamente desviando las pateras hacia Almería. La costa mediterránea ha ido desplazando a la atlántica, teóricamente blindada por el Sistema de Vigilancia Exterior del Estrecho (SIVE), como punto de entrada en la Península.

No cesan 

La primera patera de esta última oleada fue localizada frente a Cabo de Gata a las 13.50 del sábado. A partir de ahí, la cascada no cesó hasta las 6.10 de ayer. Cuatro de nueve embarcaciones navegaban frente a Carboneras; y otras tres, una de ellas neumática, cerca del Cabo de Gata. La última fue localizada frente a la Cala de Enmedio (Níjar).

Con buen estado de salud pero ateridos de frío, los inmigrantes fueron atendidos por Cruz Roja tras su traslado a los puertos de Garrucha y de Almería capital, donde quedaron a disposición de la Policía Nacional, que ayer mismo inició los trámites para su repatriación.

Los servicios médicos tratan ahora de dilucidar, mediante la medición de los huesos, si varios de los inmigrantes que dicen tener menos de 18 años son en realidad menores, lo que implicaría su ingreso en un centro de la Junta de Andalucía y les evitaría, al menos por ahora, su regreso forzoso a Marruecos.

En Cádiz, la Guardia Civil interceptó el sábado a medianoche una patera con 37 inmigrantes a siete millas de Cabo Roche (Conil). Dos horas más tarde, una segunda embarcación con 26 inmigrantes era localizada en la costa de Barbate. Entre ellos viajaban cuatro menores de edad. Esta segunda patera, una zodiac neumática, fue remolcada por Salvamento Marítimo hacia el puerto barbateño, donde la Cruz Roja había instalado un servicio de atención sanitaria para prestar asistencia a los inmigrantes.

Según el recuento de notas oficiales, entre el 1 de septiembre y hasta el pasado viernes, la Guardia Civil detuvo a 800 sin papeles que viajaban a bordo de pateras, entre ellos varios menores cuya tutela asumirá el gobierno de Andalucía.