Miércoles, 13 de Febrero de 2008

Los partidos se acusan de mentir sobre la declaración institucional del incidente con María San Gil

EFE ·13/02/2008 - 13:19h

EFE - La presidenta del Partido Popular del País Vasco, María San Gil, es increpada por independentistas radicales que intentaron reventar la conferencia de la dirigente popular, que tuvo que ser protegida por sus escoltas, a la salida de la facultad de Económicas, ayer en Santiago de Compostela.

Los portavoces de los tres grupos parlamentarios gallegos se acusaron hoy de mentir por los motivos que ayer impidieron la aprobación en el Parlamento de una declaración institucional sobre el intento de agresión a la presidenta del PP en el País Vasco, María San Gil, antes de pronunciar una conferencia en Santiago.

El debate comenzó durante la sesión de control al presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, cuando el líder de la oposición, Alberto Núñez Feijóo (PP) reprochó al titular del Gobierno gallego que criticase al Partido Social Demócrata de Portugal y que, sin embargo, el Parlamento gallego no fuese capaz de condenar las "actitudes totalitarias de ayer", en referencia al intento de agresión a San Gil.

Pérez Touriño leyó, durante su turno, la condena del PSdeG a los "actos violentos" sufridos por la dirigente del PPdeG y acusó a Núñez Feijóo de "utilizar todo lo que le vale para desgastar a los partidos democráticos".

El dirigente del PPdeG aseguró que los portavoces de los partidos que apoyan al Gobierno dijeron que no estaban dispuestos a firmar una declaración conjunta antes de leerla, y anunció que pedirá la comparecencia "urgente" del conselleiro de Presidencia, José Luis Méndez Romeu, para que informe sobre la política interior de la Xunta.

Además mostró su confianza en que el delegado del Gobierno diga hoy "quién fue, quién está detrás" de los actos de ayer.

Una vez finalizado el turno del presidente y del líder de la oposición, el portavoz del BNG, Carlos Aymerich, recordó que su formación también emitió un comunicado de condena, que reprodujo, explicó que no va a permitir que el PP marque el ritmo del Parlamento y aludió a una conversación "privada" con el portavoz del PPdeG, Manuel Ruiz Rivas, para no seguir hablando.

Le siguió el portavoz del PSdeG, Ismael Rego, quien afirmó que hay quien necesita "mentir como respirar", en alusión al PP y, tras asegurar que el portavoz de los populares no le entregó ninguna propuesta de declaración, acusó a Núñez Feijóo de buscar titulares de prensa.

Sin embargo, Ruiz Rivas intervino para señalar que cuando los otros portavoces conocieron la intención del PP salieron del hemiciclo a hablar y llegaron al acuerdo de negarse.

Aymerich reveló entonces que Ruiz Rivas le había transmitido que "los chicos de Alberto", en referencia a Núñez Feijóo, habían llegado al Parlamento y que "ya tenían la nota (de prensa) hecha".

Según el portavoz del BNG, su homólogo en el PP le dijo que a él no le gustaba esa actuación, pero que era cosa de ellos.

Rego retó a Ruiz Rivas a que dijese si le entregó algún tipo de propuesta de declaración, a lo que el diputado del PPdeG respondió que no tiene "mala conciencia".

"No entregué ninguna propuesta porque la primera vez que hablé con los portavoces por teléfono me dijeron que no iban a firmar ninguna declaración conjunta", se defendió Ruiz Rivas.