Miércoles, 13 de Febrero de 2008

Álvarez dice que lo más difícil de las obras del AVE fue pedir a OHL que se retirara

La empresa se encargó del tramo en el que aparecieron los socavones

PÚBLICO.ES ·13/02/2008 - 11:18h

La ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, ha asegurado este  miécoles que lo más complicado de las obras del AVE a Barcelona fue tomar la decisión de solicitar a OHL, la empresa encargada del tramo donde se produjeron los socavones, que se retirara del proyecto.

Durante una entrevista en Los desayunos de TVE, Álvarez afirmó que lo más "complicado" fue tomar la decisión de "pedirle a la empresa que llevaba a cabo la obra en el tramo donde se estaban produciendo todos los socavones (OHL) que abandonara" el proyecto.

La prioridad de la seguridad 

Álvarez negó que el AVE se pondrá en marcha sin haber realizado las pruebas necesarias, y aseguró que "no jugamos con la seguridad de los ciudadanos".

Álvarez afirma que "no se juega con la seguridad" 

Precisó que se han hecho 50.000 kilómetros de pruebas en el tramo Tarragona-Barcelona y que en los últimos cuatro, éstas han sido "aún más intensivas".

Ayer se concluyó por primera vez el recorrido de los últimos kilómetros del trazado del AVE Madrid-Barcelona, y Magdalena Álvarez anunció que la fecha de su puesta en servicio será el próximo 20 de febrero después de doce años de obras.

Dos meses de retraso 

El AVE Madrid-Barcelona entrará en funcionamiento con dos meses de retraso , aunque la ministra de Fomento aseguró que "lo hemos intentado poner en servicio lo antes posible".

Este mediodía Renfe dará a conocer los horarios y los precios del nuevo tramo de tren de alta velocidad entre Madrid y Barcelona, aunque la ministra recordó que las tarifas serán "iguales que para el resto de España", que no habrá "ninguna compensación económica" por los retrasos y las averías, y que se establecerán en función de la distancia, el tipo de tren y la velocidad.

Además, la ministra señaló que se trata de "precios muy competitivos" que realmente podrán aprovechar "todos los que viajen a Cataluña", no solo los catalanes.

Álvarez añadió que el viaje de ayer pretendía comprobar que todo el tramo estaba en correctas condiciones y que no se convocó a la prensa tras la bajada del tren de todo el equipo de Fomento porque su intención era "comunicarle al presidente de la Generalitat la fecha de puesta en servicio antes que a los medios".

Noticias Relacionadas