Miércoles, 13 de Febrero de 2008

Spielberg no será asesor en los Juegos de Pekín debido a la política china en la crisis de Darfur

Debido a la política del gobierno chino en el conflicto de Darfur

REUTERS ·13/02/2008 - 11:21h

El director Steven Spielberg, en una imagen de archivo. EFE

Steven Spielberg no será asesor artístico de los Juegos Olímpicos de Pekín, debido a la política del gobierno chino hacia Sudán y el conflicto de Darfur.

"Me di cuenta de que mi conciencia no me permitirá actuar como de costumbre", dijo Spielberg en un comunicado.

"En este momento, mi tiempo y energía no deben gastarse en las ceremonias olímpicas, sino que puedo ayudar a poner fin a los inexplicables crímenes contra la humanidad que continúan cometiéndose en Darfur", añadió el cineasta.

Un clásico de Hollywood 

Spielberg es uno de los directores más importantes de Hollywood y el autor de muchas películas de gran éxito, como "Tiburón", "La guerra de los mundos" y "La lista de Schindler", un drama sobre el Holocausto que le ganó el Oscar al mejor director.

Además, es el fundador del Instituto para la Historia Visual y la Educación de la Fundación Shoah de la Universidad de California del Sur, dedicado a conservar la memoria del Holocausto.Spielberg no ha podido reunirse con Hu Jintao

 En abril, Spielberg escribió una carta al presidente chino, Hu Jintao, para mostrar su adhesión a las voces que protestaban por la relación de China con el gobierno sudanés respecto al conflicto de Darfur. El cineasta pidió entonces reunirse con Hu, pero no obtuvo respuesta.

En su comunicado del martes, Spielberg indicó que el gobierno de Sudán carga con la mayor parte de la responsabilidad por "los actuales crímenes" en Darfur y que China "debería estar haciendo más para terminar con el constante sufrimiento humano" que allí se produce.

China es uno de los principales compradores de petróleo de Sudán, además de otros muchos acuerdos existentes entre ambos países.

Los expertos estiman que 200.000 personas han muerto y 2,5 millones han tenido que abandonar sus casas en la región sudanesa, que desde 2003 se encuentra en medio de un conflicto que enfrenta a los grupos rebeldes no árabes contra las fuerzas gubernamentales y las milicias árabes. El Gobierno de Sudán sólo reconoce 9.000 muertos.

El Gobierno de Estados Unidos ha definido el conflicto como un genocidio violento, pero las autoridades sudanesas rechazan esa descripción y acusan a las potencias occidentales de exagerar la magnitud del conflicto.