Miércoles, 13 de Febrero de 2008

Sale a la venta una película de ficción sobre Putin

EFE ·13/02/2008 - 11:10h

EFE - El presidente ruso Vladimir Putin (izda) conversa con el presidente checheno Ramzan Kadyrov durante la reunión con el equipo de la película '12' en la residencia de Putin en Novo-Ogaryovo, Moscú, el pasado 2 de noviembre de 2007.

El día de San Valentín los rusos podrán comprar una película en DVD que, sin lugar a dudas, promete ser un gran éxito, pues los protagonistas de este filme de ficción guardan un gran parecido con el presidente Vladímir Putin y su familia.

Los promotores del proyecto, sin embargo, niegan rotundamente que los personajes de su melodrama tengan como prototipo a personas de la vida real.

"No para la prensa", así se titula la película, "es la historia de una mujer rusa, esposa y madre que, como millones de féminas de este país, comparte la vida con un hombre que pasa más tiempo dedicado a su trabajo que en casa", explica el coautor del guión y productor de la película, Anatoli Voropáev.

Insiste en que su intención fue "mostrar la vida de un político a través de los ojos de su mujer", para quien su esposo es antes que nada un hombre y el padre de sus hijas.

La idea de rodar una película sobre un "político de alto rango" y su mujer se remonta a 2001, comentó Voropáev, hombre de negocios de 40 años, en una rueda de prensa convocada días antes de la única proyección en público de "No para la prensa" en un cine de Moscú.

La película se acabó de rodar en febrero de 2003, pero ha tardado cinco años en llegar al espectador, que la podrá ver exclusivamente en su versión en DVD.

"En 2002 fui movilizado para trabajar en el servicio público y no quería que otro se encargara del proyecto", explicó Voropáev, quien hasta el pasado diciembre fue vicegobernador, primero de la región de Tula y luego de la de Stávropol.

Añadió que no tenía "derecho moral" de lanzar la película mientras fuera empleado público.

"Es incluso mejor" que la obra llegue al espectador ahora, porque la sociedad rusa "ya ha madurado para entenderla correctamente", señaló Voropáev, que reconoce indirectamente que es una historia sobre Putin.

El protagonista de "No para la prensa" es un vecino de Leningrado (actualmente San Petersburgo), licenciado en derecho, que domina perfectamente el alemán, practica sambo (variante de lucha muy parecida al judo de Putin) y finalmente asciende muy alto en la política.

Ya esto es suficiente para adivinar a quién se refieren los autores del filme.

A ello se suma que el héroe de la obra, Alexandr Alexándrovich Plátov, cuyo nombre y patronímico coinciden, como en el caso de Vladímir Vladímirovich Putin, estuvo varios años en Alemania como empleado de la embajada, al igual que hizo en su tiempo el actual jefe del Kremlin, quien fue espía del KGB en el país germano.

Los paralelismos con la biografía de Putin saltan a la vista, más aún si se compara la historia del encuentro entre Plátov y Tatiana, una azafata de Kaliningrado, ciudad natal también de Liudmila Pútina, la primera dama de Rusia.

La familia Plátov tiene dos hijas (la de Putin también) y la esposa del futuro "alto cargo político" es filóloga de profesión, al igual que Liudmila Pútina.

La semejanza de los personajes de "No para la prensa" y la familia de Putin es tan evidente que dos activistas de la ilegalizada organización radical Partido Nacional Bolchevique intentaron boicotear el estreno de la película para la prensa.

Los jóvenes radicales arrojaron desde el balcón de la sala octavillas, acompañadas de consignas como "Putin es un delincuente" o "Putin es un verdugo de la libertad".

"La película fue rodada en las mejores tradiciones del peor cine ruso", señala el diario digital "Gazeta.ru" en alusión a la dirección del filme al estilo de las telenovelas, la pobreza de los temas musicales, así como a la "impotente" actuación de sus protagonistas, considerados en Rusia buenos actores.

Los creadores de "No para la prensa" aseguran que no consultaron a la esposa del presidente de Rusia y afirman que ella ni siquiera estaba al tanto del rodaje de la película.

El diario "Mir Novostéi", por su parte, sugiere que el Kremlin pudo haber influido en los plazos del lanzamiento de la película.

"Sencillamente decidieron detener el lanzamiento de la obra hasta que se supiera con certeza si el prototipo del protagonista de la película abandonaría el poder", indicó el diario.

Ahora el Kremlin ha decidido sacar la película y mostrarla a modo de "despedida" con el presidente saliente, agregó el periódico.