Miércoles, 13 de Febrero de 2008

Obama confirma su estrella ascendente en las primarias del "Potomac"

EFE ·13/02/2008 - 08:44h

EFE - El precandidato presidencial demócrata y senador por Illinois, Barack Obama, pronuncia un discurso durante un acto de su campaña ayer.

El senador Barack Obama, imbatible en las ultimas ocho citas electorales, confirmó su estrella ascendente con sus victorias en Maryland, Virginia y Washington DC, estados en los que también se impuso el republicano John McCain.

El joven senador de color no ha perdido en una sola contienda electoral desde el "supermartes", lo que le ha permitido por primera vez superar en número de delegados a su contendiente, la senadora Hillary Clinton.

Estas derrotas, en algunos casos con 30 puntos de diferencia, han supuesto un duro golpe para la ex primera dama, que se ha visto obligada a realizar cambios en la cúpula de su campaña de cara a las citas electorales en otros grandes estados, como Ohio y Texas.

Si el lunes anunció la sustitución de su jefa de campaña, Patti Solis, por Maggie Williams, hoy se supo la dimisión su subdirector de campaña, Mike Henry.

Según los datos preliminares, Obama se impuso a la senadora incluso en los grupos de población, que presumiblemente, favorecían a Clinton, como son las mujeres y los latinos, estos últimos que representaban cerca del 5 por ciento de los votantes de hoy.

El margen fue mayor entre los afroamericanos, que suponían el 30 por ciento en las tres citas electorales de ayer, y entre los que Obama obtuvo el apoyo del 90 por ciento.

Con la vista puesta ya en las próximas primarias, Hillary Clinton no esperó a conocer los resultados en las primarias del Potomac -el río que recorre Maryland, Virginia y Washington DC- y intervino en un acto multitudinario en El Paso (Texas), donde no hizo ninguna mención a sus derrotas.

Obama, por su parte, participó en un acto de campaña en Madison, en el estado de Wisconsin, donde insistió en que su victoria en la capital del país no supone que cederá en sus peticiones de cambio y de combatir los poderes fácticos en Washington.

Tras las primarias de ayer, según la cadena CNN, Obama cuenta con el apoyo de 1.202 delegados que asistirán a la Convención Demócrata de finales de agosto, por encima de los 1.184 que tiene por el momento Hillary Clinton.

Pese a su posición de ventaja, el presidente del Partido Republicano, Robert Mike Duncan, dijo que la victoria de Obama "no tendrá mucho peso si logra la nominación de su partido", y agregó que "no cuenta con la experiencia necesaria para ser el comandante en jefe" del país.

En el lado republicano, las primarias de ayer confirman la recuperación de la candidatura del ex Gobernador, Mike Huckabee, tras el abandono de Mitt Romney, aunque ello no fue suficiente para vencer a McCain.

La victoria de hoy en Virginia tiene un especial significado para McCain, después del pobre resultado que obtuvo hace ocho años frente al entonces aspirante a la Casa Blanca, George W. Bush, quien logró en este estado sellar su candidatura republicana.

El senador de Arizona, que figura como el principal aspirante republicano a la Casa Blanca por número de delegados, se enfrenta ahora a la prueba de demostrar que cuenta con el apoyo de los más conservadores del partido, especialmente tras la salida de Romney.

La difícil relación de McCain viene de atrás, especialmente por su defensa de la apertura de una vía para ilegalizar a los inmigrantes indocumentados, y por su rechazo a una iniciativa para prohibir las uniones entre personas del mismo sexo.

Ya en el año 2000, se ganó la enemistad de los más conservadores, al calificar a dos de los líderes religiosos más prominentes, Pat Robertson y Jerry Falwell, como "agentes de la intolerancia".