Martes, 12 de Febrero de 2008

Testigos principales de Alejandro Sanz declaran en el caso de supuesta extorsión

EFE ·12/02/2008 - 22:01h

EFE - El juicio de la pareja, que trabajó en la residencia de Alejandro Sanz en Miami Beach, está fijado para el próximo 17 de marzo. En la imagen, el artista español Alejandro Sanz.

Los testigos principales de Alejandro Sanz en el caso de presunto chantaje al artista español comenzaron a declarar en la Fiscalía Estatal de Miami (EE.UU.), a solicitud de la defensa de los acusados.

El abogado defensor Lonnie Richardson dijo hoy a Efe que la ronda de testimonios se inició el lunes con Juan Ramón Ramírez, quien denunció en 2006 que el cantante madrileño era víctima de extorsión y robo por parte de dos ex empleados.

Ramírez identificó ante las autoridades estadounidenses a Carlos González y Sylvia Helena Alzate como los presuntos autores de esos delitos, el 7 de diciembre de 2006, según una declaración jurada del investigador Fernando Figueroa de la Fiscalía Estatal.

El juicio de la pareja, que trabajó en la residencia de Sanz en Miami Beach, está fijado para el próximo 17 de marzo y será juzgada solo por un cargo de extorsión porque las tres acusaciones de robo en mayor cuantía presentadas en contra de González fueron retiradas por los fiscales estatales.

"Estuvo muy renuente a responder las preguntas relacionadas con su vida personal y la fiscalía no permitió que respondiera a interrogantes que eran muy valiosas", comentó Richardson, pero no suministró detalles.

El testigo declaró durante unas dos horas y se espera que concluya hoy con su testimonio, agregó el letrado.

Bajo juramento, Ramírez declaró hace un año que recibió una llamada telefónica de González en la que este le dijo que había trabajado para el interprete español más de seis años y que "sabía muchas cosas que podrían herir la reputación de Sanz".

González, un cubanoamericano, presuntamente amenazó a Ramírez con divulgar cierta información a medios de España y exigió 500.000 dólares por su silencio, según el documento judicial.

Ramírez es el director corporativo de ALJA, una subsidiaria en el estado de Florida de Gazul Producciones, empresa propiedad del artista ganador de quince premios Grammy Latino.

También es el gerente financiero de ambas corporaciones, además de ser un amigo cercano a la familia de Sanz.

El próximo testigo que declarará será Manuel Riveira, otro amigo de Sanz, quien llamó a González el 8 de diciembre de 2006 para "apaciguar la situación". Durante la conversación, el ex mayordomo del cantante le repitió sus demandas y estuvo de acuerdo en reunirse con él en el aeropuerto de Miami, indicó el documento judicial.

En el encuentro, González supuestamente le mostró a Riveira una laptop, videos y fotografías y esta vez exigió 100.000 dólares para no divulgar la información, ofrecimiento que fue rechazado, de acuerdo con lo dicho por Ramírez a las autoridades estadounidenses.

El acusado vivía en la casa de huéspedes junto con su esposa Sylvia y tenían total acceso a la residencia del cantante.

González y Alzate han negado las acusaciones y sostienen que querían hablar con el cantante español para exigir el pago de vacaciones y horas extras que el artista, según ellos, les adeuda.

La próxima vista judicial está prevista para el 22 de febrero y el nuevo juez del caso examinará una solicitud para que se desestime el cargo de extorsión a Alzate, de origen colombiano.