Martes, 12 de Febrero de 2008

Las inmobiliarias buscan más de 4.400 millones

Las grandes venderán el 10% de sus activos para pagar la deuda de 2008

SUSANA R. ARENES ·12/02/2008 - 22:14h

Deshacerse de terrenos y de inmuebles es la única vía que ven las grandes inmobiliarias en estos primeros meses del año para poder afrontar los pagos de la deuda correspondientes a este ejercicio.

Las cuatro principales promotoras cotizadas –Colonial, Metrovacesa, Martinsa-Fadesa y Reyal Urbis– han puesto el cartel de “se vende” a miles de metros cuadrados con los que buscan más de 4.400 millones. Esta cifra supone algo más del 10% de los activos de estos grupos y el 16% de su deuda, que se sitúa en 26.800 millones, según los últimos datos. A todas estas inmobiliarias, salvo a Metrovacesa, les urge tener liquidez para hacer frente a los créditos con los que han financiado sus fusiones.

Metrovacesa, controlada por Román Sanahuja, ha reducido su deuda un 27% el año pasado por la segregación en dos de la compañía, pero tiene pendientes préstamos por las compras de edificios en el exterior.

El problema para estas compañías es que la banca se resiste a abrir el grifo, con lo que renegociar la deuda es complicado. Por eso, la desinversión de activos prima en sus planes en un momento de parón en la venta de pisos. Los expertos creen que empezarán a vender las “joyas de la corona” y tendrán que bajar los precios de esos activos.

El lunes, Metrovacesa anunció desinversiones por 2.375 millones, entre ellas de suelo, ya que quiere centrarse en alquiler de edificios y reducir el peso de la venta de viviendas.

Su rival Martinsa-Fadesa, controlada por Fernando Martín, prevé vender activos por 1.000 millones para mitigar parte de su deuda, que asciende a 5.000 millones. El grupo ya ha vendido el 50% de su filial de hoteles marroquí por 114 millones. Mientras, Colonial, pendiente de que sus dueños la vendan al emirato de Dubai, también cuenta con otros 1.000 millones por la venta de suelo y edificios, de los que ya ha logrado 300 millones.

En comparación, Realia tiene la posición más desahogada en cuanto a deuda, aunque está obligada por la ley francesa a vender el 23% de su filial Siic de París. El grupo puede lograr unos 130 millones.

Ayer, el presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, culpó de la desaceleración económica casi “exclusivamente” al sector inmobiliario.