Martes, 12 de Febrero de 2008

Andalucía reclama al armador los gastos por el New Flame

La Junta ha gastado 100.000 euros en la recogida de 824 toneladas de residuos

ÁNGEL MUNÁRRIZ ·12/02/2008 - 20:44h

Un técnico retira una bolsa de residuos en una de las playas afectadas. JOSÉ LUIS ROCA.

El Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía aprobó ayer dar a su gabinete jurídico la autorización para emprender "de inmediato" acciones legales por el New Flame. Éstas se traducirán, en el caso de la compañía naviera y las aseguradoras, en un requerimiento judicial de pago de los 100.000 euros gastados hasta ahora por el Ejecutivo andaluz; en cuanto al Reino Unido, la iniciativa tomará cuerpo en una denuncia ante la Comisión Europea. Estas medidas se suman a la petición de explicaciones del Gobierno de España a la embajadora del Reino Unido ante lo que el Ejecutivo ha entendido como una actitud de pasividad.

Las autoridades andaluzas se esmeraron ayer en espantar la sombra del Prestige del faro de Punta Europa, en Gibraltar, a poco más de 20 metros de donde el buque New Flame se ha hundido con más de 42.000 toneladas de chatarra en sus bodegas. Lo hizo con dos fórmulas. La primera, con datos. Gaspar Zarrías, consejero de Presidencia, aseguró que las playas de El Chinarral, Getares, El Rinconcillo y La Concha "ya están limpias", lo que ha supuesto la recogida de 24,4 toneladas de residuos, una cifra que, sumada a la de las 800 toneladas de diciembre, "no tiene nada que ver" con las 72.000 toneladas de crudo que dejó el buque Prestige en la costa gallega.

La segunda fórmula es la apariencia de total determinación, táctica elegida por la Junta para sobrellevar una incómoda situación por la que, en plena precampaña, le están lloviendo las críticas de todos los partidos de la oposición y de grupos ecologistas. "No vamos a consentir que los andaluces paguen lo que no les corresponde", advirtió Zarrías. La Junta de Andalucía ha gastado "más de 100.000 euros", según el consejero Zarrías, que calificó de "irresponsable" la actitud de Peter Caruana, ministro principal de Gibraltar, de minimizar lo ocurrido. Caruana, en una entrevista en Lamirada crítica de Telecinco, redujo ayer el vertido a "un pequeño derrame" de "reducida importancia" y afirmó que nada había podido hacerse para evitarlo.

El consejero Zarrías, que volvió a negar ayer que la Junta de Andalucía haya actuado con falta de reflejos en el caso del New Flame, insistió en que el Gobierno de Gibraltar no ha mostrado "la necesaria diligencia" desde el siniestro del barco, el pasado 12 de agosto, y ello pese a los "múltiples ofrecimientos" realizados por las autoridades andaluzas. Al ambiente, ya caldeado, de las relaciones entre las autoridades españolas y andaluzas y las del Peñón, Zarrías sumó una reflexión en voz alta, al hilo de "la territorialidad de las aguas". "Son aguas españolas que administra Gibraltar. ¿Si me gustaría que Gibraltar fuera española? Desde luego, como a todos los españoles, pero ir por ahí ahora es errar el tiro", señaló, abriendo la puerta a una eventual extensión política del debate.

"Catástrofe anunciada"

El dispositivo de limpieza de la costa de Algeciras continúa activo para prevenir la llegada de más vertidos al litoral. El temporal sigue obligando a mantener todas las alertas, si bien los efectos del último vertido han quedado reducidos ya a la mínima expresión. La rapidez para limpiar el litoral afectado, en la que es fácil notar la influencia de la fecha preelectoral, no ha servido para que los grupos ecologistas dejen de expresar duras críticas. "Aunque el hundimiento del barco es responsabilidad directa del Gobierno de Gibraltar, el Ejecutivo Español debería actuar ante la repetición de situaciones de este tipo. Ha mostrado una permisividad intolerable, porque era una catástrofe anunciada", dijo ayer desde Málaga Juan José López de Uralde, director de Greenpeace en España.

"Si esto ocurre con un petrolero de grandes dimensiones, la marea negra se extendería por la Costa del Sol", añadió López de Uralde.

 

Unas cadenas para izar el buque cuando se hunda


Versión de gibraltar: "lo peor que podía pasar”

Unas cadenas colocadas bajo el casco el pasado diciembre permitirían izar el barco en caso de hundimiento total. Peter Caruana afirmó ayer que esta garantía, sumada a la retirada de gran parte del fuel que llevó a cabo la empresa Titan Salvage, hacen que el último vertido haya sido “lo peor que podía haber sucedido desde hace muchos meses”.

Posibilidades: nuevos escapes de fuel

Peter Caruana admitió, pese a su optimismo, que en el barco puede quedar fuel, aunque “en pequeñas cantidades”, y que éste puede salir “en cualquier momento”.

Meteorología: medidas ante el temporal

Los técnicos de Titan Salvage han desplegado en la zona medidas de protección ante el fuerte temporal. Desde que el New Flame colisionó con el petrolero Torm Gertrud, el viento de levante ha sido un obstáculo para todas las tareas.