Martes, 12 de Febrero de 2008

La Niña causa un "desastre nacional" en Bolivia, lo que exige más ayuda externa

EFE ·12/02/2008 - 15:32h

EFE - Vista de la zona afectada por el desborde del río Ibare (Bolivia). El presidente boliviano, Evo Morales, anunció tras sobrevolar esta área, que declarará "de manera "zona de desastre" a la región amazónica de Beni, la más afectada por las lluvias e inundaciones que han azotado al país.

El fenómeno climático de La Niña ha causado en Bolivia una situación de "desastre nacional" que obligó hoy al Gobierno de Evo Morales a pedir más ayuda internacional para enfrentar las emergencias que pueden durar hasta seis meses.

Morales firmó hoy un decreto que declara "desastre nacional" en el país, donde hasta ahora 52 personas han muerto, cuatro se encuentran desaparecidas y 56.634 familias quedaron damnificadas, según datos suministrados a Efe por la Defensa Civil.

El decreto autoriza a los ministerios del área económica a gestionar, negociar y promover la financiación de los recursos necesarios en fuentes internas y en la cooperación internacional, con cuyos representantes se reunieron hoy las autoridades para pedir más ayuda.

Los daños causados en Bolivia por "La Niña", que según varias fuentes son más graves que los provocados el año pasado por "El Niño", mantendrán al país en situación de desastre hasta unos seis meses más y la reconstrucción puede durar hasta un año.

La declaración de desastre nacional se produjo, después de que Morales sobrevolara el lunes la región amazónica del Beni y su capital, Trinidad.

Allí, hay varios barrios completamente anegados, la gente sobrevive prácticamente con el agua al cuello, miles de familias están viviendo en campamentos y se han producido elevadas pérdidas ganaderas, la más importante fuente de ingresos en la zona.

Las autoridades y los líderes regionales benianos, que son opositoras a Morales, acusaron al Gobierno de actuar políticamente al no haber aprobado antes la situación de desastre en esa región, una denuncia que niegan las autoridades nacionales.

"En realidad no son demoras, estamos actuando en el mismo proceso. Esto va a durar dos o tres meses, quizás seis meses, y la reconstrucción quizás un año", justificó hoy el ministro de Defensa, Walker San Miguel,

La preocupación principal está ahora centrada en Trinidad, donde habitan cien mil personas, y donde desde el lunes las aguas han comenzado a rebasar el dique de contención que la protege, tras las catorce horas de lluvias continuas vividas ese día.

Un periodista de Efe constató hoy en Trinidad que el agua, en un nivel de 50 centímetros, llegó hacia su zona industrial, donde los obreros de algunas fábricas comenzaron a evacuar el equipo de sus oficinas.

Según el municipio de Trinidad, la cifra de personas que pasará a vivir en carpas en estos días subirá a 25.000, la cuarta parte de su población.

En Beni hay 12.603 familias damnificadas, cifra que supera la región oriental de Santa Cruz, la más extensa y rica del país, que ha reportado oficialmente la existencia 18.686 grupos familiares afectados, según datos ofrecidos hoy por Defensa Civil.

En la zona central de Cochabamba, la cifra es de 9.325, seguida de Chuquisaca (6.956) y La Paz (4.903), entre las más importantes.

De las 52 muertes provocadas por La Niña, según el mismo informe, 15 se produjeron en Chuquisaca y 13 en Cochabamba por el violento desborde de los ríos en esas zonas.

Por contra, en las zonas amazónicas de Beni y Pando se reportaron una víctima en cada región, debido a que las inundaciones no se producen de forma violenta sino paulatina.

La magnitud del desastre ha obligado al Gobierno de Morales a movilizarse para buscar más ayuda aparte de la recibida hasta el momento, como las enviadas en las últimas horas por España y Estados Unidos.

Varios representantes de entidades de cooperación internacional se reunieron hoy con autoridades del Ministerio de Defensa para conocer las nuevas demandas de auxilio, principalmente en alimentos.

La representante del Programa Mundial de Alimentos en La Paz, Victoria Ginja, señaló que ya se están recaudando dos millones de dólares, pero que son necesarios al menos cinco para responder a la emergencia.

Según Ginja, hasta ahora se han repartido alimentos a 19.000 familias, una cifra que aumentará a 27.000 en abril próximo.

En la misma reunión se comenzó hoy a evaluar el coste del proceso de rehabilitación y reconstrucción de las áreas dañadas que son casi las mismas del año pasado, cuando Bolivia fue azotada por "El Niño".