Martes, 12 de Febrero de 2008

El Valencia cambia sus objetivos tras tres buenos resultados

EFE ·12/02/2008 - 13:06h

EFE - La clasificación para las semifinales de la Copa del Rey y las victorias en Liga ante el Valladolid y el Betis ha provocado un cambio en los objetivos del Valencia en tan sólo diez días. En la foto, su entrenador, Ronald Koeman.

La clasificación para las semifinales de la Copa del Rey y las victorias en Liga ante el Valladolid y el Betis ha provocado un cambio en los objetivos del Valencia en tan sólo diez días, en los que el equipo ha canjeado su dinámica adversa por el camino para recuperar posiciones.

El equipo logró eliminar al Atlético de Madrid en la Copa del Rey pese a perder en Madrid por 3-2 en un partido en el que mejoró en su juego, al igual que hizo en la segunda mitad del partido ganado hace una semana en Valladolid (0-2) y en el del domingo ante el Betis en Valencia (3-1), en el que estuvo bien, especialmente en el primer periodo.

Con estos marcadores, el equipo ha pasado a situarse a tan sólo un punto de los puestos que dan derecho a disputar la Copa de la UEFA y a ocho de los de Liga de Campeones, en los que ya estuvo al principio de la presente temporada.

Aunque la mejoría no se puede considerar espectacular, lo cierto es que el equipo ha empezado a marcar la pauta en los últimos partidos, tras una larga etapa en la que casi siempre estuvo a merced de sus rivales.

En este nuevo contexto, el Valencia mira en la actualidad hacia arriba como consecuencia de estos marcadores favorables, con un panorama que ha cambiado respecto al que se planteaba hace tan sólo dos semanas, cuando el equipo cayó como local frente al Almería (0-1) tras hacer un pésimo partido.

Aquel marcador le dejó, con veintisiete puntos, a cinco de Europa y a otros tantos del descenso, posibilidad que empezó a flotar en el ambiente como consecuencia de la dinámica en la que había entrado el equipo.

Con todo, lo peor no era la distancia a la cola, sino el cúmulo de registros negativos que afectaban a un equipo que alcanzó los nueve partidos sin ganar con más de cuatrocientos minutos sin conseguir un gol en casa, donde sumó un punto de doce en cuatro encuentros merced a tres derrotas y un empate ante el colista Levante.

Así las cosas, el Valencia parece haber iniciado su tercer ciclo de la presente campaña, tras un buen comienzo de temporada interrumpido bruscamente tras la destitución del anterior entrenador Quique Sánchez Flores y los primeros partidos de su sucesor, Ronald Koeman.

Tras esa etapa inicial, en la que el Valencia era un equipo prácticamente insuperable cuando jugaba de forastero, se dio pasó a una crisis que ha durado prácticamente tres meses, desde el triunfo ante el Murcia el 10 de noviembre hasta la actualidad.

A partir de este momento, el conjunto valenciano parece haber iniciado una nueva etapa tras haber superado la crisis que supuso la exclusión del equipo de Santiago Cañizares, David Albelda y Miguel Ángel Angulo o la salida del club en calidad de cedido de Manuel Fernandes.

Las claves de la mejoría que ha empezado a mostrar el equipo pasan por el mayor asentamiento del equipo en defensa, la aportación del recién fichado Éver Banega, la aparición de Juan Mata en la banda izquierda y la recuperación de la aportación ofensiva de David Villa, que ha logrado tres tantos en los dos últimos encuentros.

Para completar esta mejoría en el equipo, Koeman podrá contar en breve con futbolistas que están lesionados como Fernando Morientes, Rubén Baraja o Vicente Rodríguez o, a más largo plazo, con Alexis Ruano.

Al mismo tiempo, hay otros jugadores que cada vez tienen más difícil encontrar un hueco en los proyectos del entrenador holandés. Ese es el caso del serbio Nicola Zigic, del brasileño Edu Gaspar Daud o del portugués Miguel Brito y, en menor medida, de Sunny Sunday.