Domingo, 7 de Octubre de 2007

Los arqueólogos buscan una antigua universidad macedonia para su reconstrucción

EFE ·07/10/2007 - 19:55h

EFE - Una de las excavaciones macedonias en las que se llevan a cabo investigaciones arqueológicas con el objetivo de reconstruir la primera universidad eslava. EFE

En la ciudad suroccidental macedonia de Ohrid se llevan a cabo importantes investigaciones arqueológicas con el objetivo de reconstruir la primera universidad eslava, que se encontraba en ese lugar y fue fundada en el siglo IX por San Clemente, el inventor del alfabeto cirílico.

Esa universidad, devastada hace 700 años, fue según los expertos la más antigua del continente europeo, establecida unos 150 años antes que la de Bolonia (Italia), que data del año 1088 y se considera la más antigua del occidente de Europa.

En la universidad de San Clemente (Sveti Kliment, en macedonio) estudiaban 3.500 estudiantes al año, y así hasta el siglo XV, cuando esa zona del sureste europeo cayó bajo la dominación del Imperio otomano, que duró hasta el año 1912.

Los turcos destruyeron el complejo universitario, además de que convirtieron en mezquitas las iglesias más grandes y bellas de Ohrid.

Los arqueólogos aseguran que en la antigua universidad se estudiaba teología, biología, química, astronomía, física, matemáticas, literatura y agricultura.

"San Clemente tenía materiales escritos que los sabios de Ohrid copiaban y guardaban desde la antigüedad", explicó a Efe el director del proyecto, Pasko Kuzman, durante un descanso impuesto por la lluvia que estos días obligó a detener en varias ocasiones las labores de excavación.

En medio de la localidad, que huele a tierra húmeda recién excavada, al lado de la fortaleza medieval del emperador Samuel los arqueólogos esperan el sol para continuar el trabajo.

El proyecto, financiado por el Gobierno macedonio y que previsiblemente costará 6 millones de euros, comenzó este año, y se espera que la reconstrucción de la universidad termine en 2009.

Las nuevas instalaciones se convertirán en institutos, sedes de instituciones científicas nacionales, salas de exposiciones y algunas también formarán parte de un complejo monástico.

Unos 50.000 habitantes, dedicados en primer lugar al turismo, viven en Ohrid, ciudad a orillas del lago del mismo nombre, que cuenta con unas 365 iglesias cristianas ortodoxas.

En el centro de la localidad arqueológica fue reconstruido en 2001 un templo ortodoxo sobre los cimientos del que había sido devastado hace siglos, y ahora guarda las supuestas reliquias de San Clemente (814-916).

"Lo que vemos ahora debajo de la tierra son cimientos y murallas de diferentes períodos. Están entrelazados, y coinciden en algunas partes. Ahora, tenemos la difícil tarea de encontrar murallas de la época en que fue edificada la universidad. Sólo así podrá ser reconstruida", explican los arqueólogos.

Debajo del Ohrid medieval se encuentra la antigua ciudad de Lihnidos, y en el lugar donde se edificará la universidad había un gran templo pagano dedicado al dios Dionisio.

Debajo de las calles de Ohrid hay doce capas correspondientes a otras tantas culturas.

En las actuales excavaciones, los arqueólogos siguen encontrando diferentes artefactos de la Edad del Bronce, de la antigüedad, del primer cristianismo y de la Edad Media.

"Hemos encontrado una extraordinaria figura con alas de Dédalo, padre del mítico Ícaro, entonces una pequeña estatua de Zeus y de su amado Ganimedes, una estatua de Dionisio, numerosos mosaicos del llamado bronce macedonio antiguo", enumera Kuzman.

Unas 500 personas participan en las labores, en su mayoría arqueólogos y estudiantes.