Domingo, 7 de Octubre de 2007

Unas 2.000 personas secundan la convocatoria de Ciutadans en defensa de las instituciones

EFE ·07/10/2007 - 20:10h

EFE - Unas 2.000 personas, según la Guardia Urbana, y 3.000, según los organizadores, han secundado hoy la manifestación convocada por Ciutadans-Partido de la Ciudadanía en Barcelona. EFE

Unas 2.000 personas, según la Guardia Urbana, y 3.000, según los organizadores, han secundado hoy la manifestación convocada por Ciutadans-Partido de la Ciudadanía (C's) en defensa de la convivencia y el respeto a las instituciones que ha transcurrido sin incidentes por el centro de Barcelona.

El presidente de C's, Albert Rivera, ha argumentado que su convocatoria se debe a que, casi un año después de las elecciones autonómicas, creen que ha llegado el momento de "salir a la calle" para reclamar el respeto a la Constitución.

"Estamos defendiendo la democracia", ha afirmado el diputado autonómico catalán quien ha querido subrayar que la manifestación no era "ni a favor ni en contra de la Monarquía o de la República, sino por el Estado de Derecho".

Albert Rivera ha agradecido los apoyos que han recibido, especialmente del presidente del Foro de Ermua, Iñaki Ezkerra, que ha dado lectura al manifiesto de la convocatoria.

Entre otros, también han asistido al acto el concejal del PP de Badalona (Barcelona), Xavier García Albiol, y el periodista y escritor Arcadi Espada.

El acto ha comenzado en la Plaza Urquinaona donde Iñaki Ezkerra ha elogiado a los que habían acudido al acto afirmando: "estáis soportando amenazas, desprecio, marginación, a ver cuántos nacionalistas soportarían lo que vosotros por Cataluña", se ha preguntado, lo que ha sido acogido con fuertes aplausos.

El presidente del Foro de Ermua ha asegurado que tras treinta años de democracia, España se enfrenta a la "persecución, desafío y ataque de los nacionalistas" contra las instituciones.

Los nacionalistas, según ha asegurado, hacen una campaña constante contra el Estado y en algunas autonomías han creado una ambiente en el que quien no está a favor de ellos es un "traidor o un enemigo", además de ocultar "su ineficacia en la gestión tras el fantasma del nacionalismo".

Iñaki Ezkerra ha considerado que el monolingüismo supone un "empobrecimiento", lo que también ha sido recibido con fuertes aplausos de los asistentes.

El presidente del Foro de Ermua ha destacado la importancia de los movimientos de ciudadanos "dispuestos a convertirse en un firme baluarte de la democracia".

Tras los parlamentos la manifestación ha descendido por la Via Laietana hasta la Plaza de Sant Jaume, encabezados por una pancarta con el lema "Por la convivencia y el respeto a las instituciones democráticas", escrito en castellano y en catalán.