Martes, 12 de Febrero de 2008

Cancelados la mitad de los vuelos en París-Orly y retrasos a causa de una huelga

EFE ·12/02/2008 - 11:07h

EFE - Un pasajero observa varias pantallas en el aeropuerto Roissy Charles de Gaulle de París, durante una jornada de huelga convocada en octubre de 2005.

La mitad de los vuelos con origen o destino en el aeropuerto parisino de Orly habían sido cancelados hoy, en la segunda jornada de huelga de controladores aéreos, y los retrasos en las conexiones que se mantenían iban en aumento conforme avanzaba la mañana.

Una portavoz de la Dirección General de la Aviación Civil (DGAC) señaló que a las 9.30 locales (8.30 GMT) el retraso medio de los aviones en Orly era de entre 20 y 40 minutos, pero reconoció que la situación corría el riesgo de agravarse conforme pasaran las horas, como ya ocurrió ayer.

En la primera jornada de paro convocada por el sindicato mayoritario de los controladores en esta plataforma al sur de la capital francesa, la Confederación General de Trabajadores (CGT), los retrasos habían sido de entre dos y cuatro horas de media.

Según la DGAC, esta mañana el tráfico era normal en el aeropuerto de Roissy Charles de Gaulle, al norte de París, donde no se había cancelado ningún vuelo.

Ayer, sin embargo, también hubo retrasos en Charles de Gaulle, una incidencia que no se podía excluir para la jornada de hoy.

Muchas aeronaves que sobrevuelan el espacio aéreo de la región de París y de su zona de influencia son desviadas por rutas alternativas para evitar verse afectadas por la huelga.

En el primer día de paro convocado por la CGT -que ha previsto mantener el movimiento al menos hasta el viernes-, hicieron huelga 16 de los 35 controladores que estaban previstos en Orly y 83 de los más de 200 de Roissy Charles de Gaulle, de acuerdo con la DGAC.

La protesta tiene su origen en una reorganización del trabajo de los controladores de aquí al 2015 en los centros de operaciones de la región de París.

La CGT protesta en particular por un reagrupamiento por el que una cuarentena de controladores tendrán que pasar de trabajar en Orly a Roissy.